domingo, 12 de diciembre de 2010

YA ESTÁ AQUÍ

Parece que fue ayer y ya está aquí otra vez la Navidad.
Hace días que venía descubriendo los indicios de que nuevamente llegaba a colarse por mi vida. La intuí en las bombillas apagadas todavía de la Avenida, en el billete de lotería que jugamos cada año y en ese ambientillo dulzón que envuelve a la gente de pronto, como si el sabor del mazapán o la miel de los turrones, nos infectaran el pc del corazón con un troyano imposible de detectar en el software.
Pero ayer me la encontré definitivamente, en su medio natural, mientras paseaba por el Centro Comercial de mi pueblo. Allí estaba ya Papa Noel, sonriendo desde los cristales, haciendo juegos malabares o volando por el cielo artificial de un escaparate al gusto de la franquicia de la tienda. Por allí andaban los renos con cara de dibujos Disney, la nieve de mentira y los regalos vacíos, envueltos en brillos de papel charol: la Navidad servida en manteles de lujo y cristalería fina.
Nunca ha acabado de convencerme esta fiesta. La disfrazamos de una alegría que la mayoría del tiempo no sentimos, la convertimos en el momento solidario en el que olvidar que el hambre y la desolación viven con nosotros todos los días del año y nos erigimos en buenos amigos, en estupendos vecinos de gente a la que quizás no hayamos vuelto a saludar desde el último “feliz año” que tuvimos que afrontar en el portal.
Afortunadamente, como conté en la anterior Navidad, tengo una familia maravillosa a la que le encanta esta fiesta y sabemos buscarle las vueltas para convertirlo todo en una maravillosa ocasión de seguir estando juntos. Dicen que el roce hace el cariño y para mí que más que rozados estamos magullados, sobre todo los enanos, de tanto achucho.
Pero realmente, bien pensado, la Navidad lleva implícita en sí misma la tristeza porque es el tiempo del año que dedicamos a recordar y a añorar lo que nos falta. Siempre he pensado que estas fechas exigen de nosotros mismos una perfección difícil de mantener a cara descubierta. Hay que ser buenos y generosos para los miles de donativos que te piden a diario, educados para estar de buen humor siempre que un feliz navidad llegue en un momento inoportuno, buena gente para no mandar allí mismo al compañero que te hace la vida imposible el resto del año o al familiar medio lejano que se hace el tonto para no saludar si es Semana Santa, pero que se acerca a ti con los brazos abiertos si te lo encuentras el 31. Pobre de ti estas fechas si perdiste a alguien, porque la música de organillo no te dejará mantener la apostura, pobre de ti si no tienes dinero, porque los brillos de las luces y los anuncios de la tele se encargarán de volverte loco.
Quizás, si hacemos un análisis serio, poco propio de la sensibilidad y del “merengueo” al que nos conduce la fiesta, es verdad que España económicamente necesita este consumo y que aunque parezca frívolo, somos los que todavía podemos permitírnoslo los encargados de salir a la calle con el dinerito fresco para que el comercio remonte. Esto es así de duro pero así de cierto. Lo que ocurre es que sé que este año hay mucha gente que lo va a tener muy difícil. La cifra de paro está por las nubes y no puedo dejar de pensar en lo que debe ser enfrentarse, en una fecha así, a la mirada de un hijo.
Espero que para todos esta Navidad signifique esperanza. Que de verdad el nuevo año traiga en particular, un futuro mejor para esta España que ha sido siempre un país solidario y en general, una nueva ilusión para el mundo que falta nos hace a todos. Espero que las fiestas nos dejen para siempre un poquito de música de campanas en un lugar del corazón y que la paz nos ilumine, por siempre, con la idílica luz de las estrellas.
Feliz Navidad.

12 comentarios:

JUAN dijo...

Da gusto tomarse el café en esta casa mientras lees un artículo tan bien escrito y tan lleno de ternura y aciertos como éste; es la mejor descripción de la Navidad que he leído en mucho tiempo.
Gracias por compartirlo.
Saludos

Anónimo dijo...

Feliz Navidad a todos los que vienen al café. Estoy de acuerdo con el comentario anterior.

primu dijo...

Feliz navidad y próspero año nuevo a los amigos del café y ojalá el año que viene seamos más contertulios aunque haya que comprar más pastelitos.

geli dijo...

Feliz Navidad a todos y busquemos el lado bueno a la fiesta. Para mí la ilusión de mi hija y mis sobrinos el día de reyes, una excusa más para reunirme con mi familia (y la de mi marido) y pasar buenos ratitos recordando anécdotas divertidas de cuando éramos pequeños, comer mucho marisco y chocolate extra, y cómo no pasarme la mañana del 22 escuchando números acompañados de 125.000 euros, y cruzar los dedos para esperar buenas noticias.
La vida nos trae a todos momentos malos que debemos superar como buenamente podamos, aprovechemos todos los buenos para sacarles el máximo de provecho.
Que el próximo año nos depare a todos los contertulios y familias y cómo no a la jefa, mucha felicidad.

Mamen dijo...

Feliz Navidad a todos. Gracias especialmente a Juan porque siempre tiene un comentario amable cuando viene a tomar café, como no a ese amigo anónimo que comparte nuestros deseos y a los dos últimos contertulios con los que paso las fiestas. Un día tendré que contar lo que significa la mañana de Reyes en nuestra familia empezando por nuestro padre que a las nueve de la mañana está a punto de darle algo porque todavía no hemos llegado.

Kike dijo...

Sabias palabras las tuyas Mamen.
Como las de Harlan Miller quien dijo:
"Ojalá pudiésemos meter el espíritu de Navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año".
Gracias por permitirme tomar un cafecito todas las semanas en tu cálido hogar.
Feliz Navidad para ti y para todos los amigos que se suman a las charlas.
Que tengan un 2011 con salud y trabajo para todos.
Gracias Mamen de todo corazón.
Un beso enorme.

Fer dijo...

Pues así es Mamen, otras navidades asoman a la vuelta de la esquina... Hagamos de ellas, las mejores de nuestras vidas y a todas las personas que nos rodean... ¡¡¡ FER-LIZ NAVIDAD !!!

JCR dijo...

Bonitos deseos, me gustaría pasar las Navidades en algún lugar donde no existiera el dinero, sólo compartir los buenos sentimientos.
Desear Feliz Navidad para ti, familia y demás contertulios, esperemos un prospero 2011.
Abrazos.

Mamen dijo...

Kike, Fer, JCR feliz Navidad para vosotros y vuestra familia.
Mis mejores deseos.

Anónimo dijo...

hola a todos.
Yo soy uno de los que vienen a leer este blog y nunca me había atrevido a comentar pero quiero desearos feliz navidad y decir que estoy enganchado y que me gusta mucho leerlo. Un abrazo a todos.
J.J.

Mamen dijo...

Gracias por atreverte con el comentario querido anónimo. Te deseo feliz Navidad.

primu dijo...

viva la navidad y vivan los anonimos atrevidosssssssss

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1