lunes, 3 de enero de 2011

ILUSION

La última vez que anduve por aquí, dejé al año viejo repartiendo esperanza para que nunca ignoremos que el futuro no está escrito y que a la vuelta de la esquina, la vida puede tenernos guardado el comienzo de algo grande.
Pero no podemos olvidar que el año nuevo que entra, siempre trae consigo en la maleta la ilusión, un sentimiento infantil y juguetón que lleva toda una eternidad disfrazado con el ropaje de un rey y la locura de un mago.
Estas fechas nunca dejarán de sorprenderme. Afortunadamente conozco muchos tipos de personas y diversas formas de creer o de entender la vida que es lo mismo. Tengo la suerte de contar en mi entorno con gente tan diversa que por eso me resultaba interesante, incluso diría estresante, sentarlas a la misma mesa alrededor de un café.
Pero cuando empieza el año y se acerca el día cinco…¡ay amigo!, cómo se aúnan las posturas y se diluyen las diferencias. Y es que no conozco a nadie, hasta ahora, al que el día de Reyes no le haga ilusión. Es imposible.
Para mí, que soy una observadora innata y que recibo la vida a través de los ojos, no hay sensación más especial que mirar las caras de la gente que esperan la cabalgata. Da igual la edad. Si les preguntara, la mayoría dirían que están allí por los hijos, por los sobrinos, por los nietos, porque algo hay que hacer o porque te dejas llevar. Pero sé que no es cierto. Tengo el profundo convencimiento de que todos y cada uno estamos por nosotros mismos, por una necesidad inconfesable de volver por unos minutos a ser el niño que fuimos y porque en ese acto desinhibido y a veces peligroso, según la edad, de pelear por el regalo dulce que nos envían desde el cielo, no estamos más que rezando, no importa a qué religión, para que aquello que deseamos desde la más estricta intimidad del corazón, nos sea concedido por la fortuna en la que unos creen, por el azar en el que otros confían, o por la magia en la que los niños viven.
Hace un año os propuse un experimento y hoy he decidido convertirlo en tradición. La noche del cinco tenemos que hacer el enorme esfuerzo de creer. Hay que dejar sobre la mesa la copita para el rey, el agua de los camellos y la inocencia convertida en carta desgranando despacito el árbol de los deseos: la bici los más gamberrillos; la Nancy azafata, las más cursilonas; la salud para la familia, el trabajo para el que no lo tiene, la vuelta a casa para el que está lejos, la distancia para el que quiere poner tierra de por medio…
Ya sé que es mucho pedir porque os exijo un acto de fe, pero lo cierto es que la vida se convierte en nada sin la ilusión de vivir y no me negareis que el mundo de la realidad, nunca se vio tan bonito como se ve desde un sueño.
¿Habéis sido buenos? Que  los Reyes sepan premiar vuestros esfuerzos.
P. D.: Mirad lo que pasa si no cuidais el mito. Os dejo una conversación entre "goma espuma" y Gaspar para que veais como está el patio










9 comentarios:

geli dijo...

Yo soy de los Reyes y ¡Que le den al gordo ese!...
Recuerdo cuando de pequeña que me acostaba a las 7 y media de la tarde con los nervios y luego me levantaba la primera, en mitad de la noche, sacaba todas las muñecas de mis hermanas de las cajas, me montaba en la bici de mi hermando o jugaba con sus coches teledirigidos y cuando me cansaba, los despertaba, jeje. ¡Pues sigo igual! Me encanta la ilusión de esa noche. Aunque ahora me fastidia la preparación anterior, los líos de última hora y sobre todo conseguir acertar en el pedido a Melchor y que a todos les guste lo que reciben, pero al final la ilusión es enorme. Creo que me lo paso mejor el 5 poniendo nerviosa a mi hija y mis sobrinos que el mismo día 6. Lo que más me gusta es cuando elijo algo que sé que va a gustarle mucho a quien lo recibe. Entonces estoy deseando que llegue el momento en que lo vea.
Me gustaría que a mi hija le quedasen todavía 3 0 4 añitos más de inocencia, pero creo que éste es el último.
Un año,ella tenía 5, el mismo día 5 decidió poner la cámara de vídeo y una nota que decía: Señor Paje, ¿Puede grabar a Melchor poniéndome el regalo en mi cuarto?. Pulse a este botón.
Josema fue corriendo al Carrefour y consiguió un disfraz supercutre de Melchor para niño. Le llegaba por las rodillas y tuvimos que cortarlo por detras para poder ponérselo. El resultado fue genial, yo lo cogía desde arriba de la escalera, con poca luz e intentando que no se le vieran las piernas. Después de 4 tomas falsas conseguimos la toma buena. Es el año que mejor me lo pasé la noche de reyes...

Mamen dijo...

Reconozco que el resultado fue genial para todos. Nadie se puede imaginar la pinta de mi cuñado Melchor con aquel disfraz. Fue espectacular. Pero es verdad que luego, en la penumbra de la cámara, daba el pego...Ja, ja Melchor parecía que llevaba puesto el babi de la guardería..

primu dijo...

carmen soy gema tu sabes la ilusion que me hace a mi los reyes y que estoy comprando desde septiembre eso no sorprende pero lo que si sorprende es el brillo de la jarra del cafe y el azucarero de hace 20 años jajaja

Mamen O. dijo...

Hombre pero si ha venido a visitarnos mi cuñada, aunque disfrazada de su queridísimo...así que te sorprende el brillo de mi porcelana ¿eh? pues no es photoshop, eso es estropajo y mistol al más puro estilo "maruja".
Y además no vas descaminada porque esa vajilla lleva en mi casa 17 años y medio, así que entre fabricación y paso por mi lista de bodas, más menos 20 años. Como pasa el tiempo y que bonita la tengo..ja, ja

JCR dijo...

Siempre preparo el día de los Reyes como algo mágico, me invento historias, les pongo algún anzuelo que otro y el 6 puntual como un reloj me gusta que toda la familia tenga regalos, sería una pena perder ese momento, me encanta ser un auténtico niño la noche de los Reyes Magos.

Mamen O. dijo...

Es que la ilusión es un sentimiento envolvente. Yo estoy contigo JCR. Yo me paso las vacaciones frotándome las manos de nervios de pensar en la cara que van a poner cuando vean esto o aquello. Ten en cuenta que en esta fiesta se une, por una parte la intriga de saber si les va a gustar o no, la sensación de que tienes por ahí lo que quieren guardado pero no puedes dárselo hasta ese día y encima que las personas a las que va destinado son lo que más quieres en el mundo. Es normal que emocione

Willy dijo...

Yo soy Reyes Maguis 100%... y sin mezclar ideologías ni nada eh... sólo q , en ese sentido, me limito a seguir la tradición... jejejejeje

Te djeo un abrazo grande y seguro q has sido buena, así q te traerán muchas cositas...

Mamen O. dijo...

Bueno Willy, en lo de buena, lo que se dice buena yo digo como un compañero que tenía en la facultad. Como se llama Alejandro y estudíabamos Historia, todo el mundo al presentarse le hacía la broma de ¿Magno? y el siempre decía: magnillo, magnillo. Pues lo mismo digo yo buenecilla, buenecilla... A ver si Melchor se porta.
Suerte con tus Reyes.

Fer dijo...

Hola Mamen !! seguro que SS.MM. Los Reyes de Oriente han pasado por tu casa con mogollón de regalos... no podría ser de otro modo. Ahora toca ser muy buenos para que el año que viene vuelvan com más. Muchas ilusión para el 2011.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1