jueves, 24 de febrero de 2011

24 DE FEBRERO

Felicidades a todos. Hoy es 24 de febrero.
Os imagino pensando qué es lo que quiero decir. Incluso supongo que alguno habrá analizado curioso la fecha, preguntándose aterrorizado qué regalo olvidó comprar y a quien importante en la vida se le escapó felicitar.
Pues no preocuparos ninguno porque a no ser que la data, por inesperada coincidencia, concuerde con el aniversario de alguien, no hay ningún evento oficial que celebrar este día. Lo que ocurre es que a mí, que soy un poco peculiar, me gusta de vez en cuando llevar la contraria al mundo y vestirme con el disfraz de aquel conejo burlón que celebraba el “no cumpleaños” en el maravillado universo de Alicia.
Y es que se habló tanto ayer del 23F, de su significado, de su locura, de su sin razón, que yo necesitaba dejar pasar ese día, para felicitarnos a todos. A aquellos que hace treinta años, tuvimos la suerte de vivir el siguiente día.
He estado viendo en la tele programas donde la gente recordaba sus vivencias. Leí  la entrada del blog del amigo Fer donde él también rescataba de la infancia sus recuerdos. Y desde entonces, no he podido dejar de pensar que es justo que se le haga un pequeño homenaje a este otro día, al momento en que brotaron los suspiros, al instante en que un pueblo de palabras contenidas, salió a la puerta de su casa a sonreír al vecino y se sentó satisfecho en su sofá a celebrar las noticias que decían que lo que pasó una vez ya no iba a pasar más, que este país que hizo durante unas horas el ridículo en el mundo, había sido capaz de demostrar que ya no hay vuelta atrás y que los pasos marciales, marcharán en democracia para siempre.
Hace treinta yo tenía quince, y curiosamente el recuerdo que rescato de la nada es precisamente la resaca psicológica del 24, el alivio en los ojos de mi padre y la alegría de la gente de la calle. Eso es lo que me ha quedado de aquello y eso es lo que quiero recordar. De la mamarrachada del día 23, lo único que mi memoria selectiva atesora son las anécdotas.
Recuerdo en especial dos historias que me obligan a imaginar a Europa asistiendo atónita a aquella opereta. Una la protagoniza un periodista sueco que no había visto en su vida un tricornio, y que redactó un titular que decía: “Un torero asalta el Parlamento español”. Y el hombre se quedó tan pancho.
La otra, más cercana, la contaba entre risas mi prima Sara. Hija de emigrantes, vivía por entonces en Holanda. Como sabéis allí nunca se utiliza el doblaje y las películas son solamente subtituladas. El famoso 23 F, al grito de “todo el mundo al suelo”, mi prima de lo más contenta entró en la salita gritando: ¡Bien, película española! Creo que su padre, que se imaginó exiliado para siempre, no estaba el pobre para mucho cine.
Sólo me queda eso, historias para contar a mi hijo que afortunadamente no entiende por qué “la policía” quería matar, como él dice, al presidente del gobierno. Sólo me queda esta opción para olvidar el agravio: felicitar cada año a todos los que nos sentimos demócratas y agradecer aliviada que hubiera gente en España dispuesta a dejarnos vivir, dispuesta a dejarnos saborear la libertad del 24.
Queda dicho, que paséis un maravilloso día.

9 comentarios:

Fer dijo...

Pues si, estimada Mamen, hoy es uno de esos dias para celebrar por todo lo alto. Sólo de imaginar lo que hubiera supuesto para España y todos nosotros, volver a caer en las garras de una nueva dictadura, se me ponen lo pelos como escarpias... De todos modos, pienso que la historia esta para no repetir los mismos errores y con todo lo malo que tiene la democracia, al menos, todos, da igual al bando que pertenezcan, somos conscientes del preciado valor que tiene contar con los derechos y libertades que disfrutamos.

Saluditos.

Fer dijo...

Por cierto, Mamen... gracias por tu enlace a mi post, pero esta mal direccionado. Da error al clickar en el enlace. La url correcta es :
http://migeneracionz.blogspot.com/2011/02/mis-recuerdos-del-23-f.html

Saluditos

Mamen O. dijo...

Ya está corregido, Fer. Supongo que con el dichoso copia y pega me dejé media dirección detrás. Ja, ja.
Un saludo

primu dijo...

Saludos a todos los toreros-policias que hoy en día os puedo asegurar, porque conozco a muchos, que no tienen nada que ver con los de hace 30 años.

Mamen O. dijo...

Afortunadamente llevas razón. De hecho fíjate un día negro como el de hoy en el que han perdido la vida cinco militares que se preparaban para representar a España en una misión complicada, es cuando te das cuenta de la diferencia que existe entre esa fuerza de seguridad que tiene ganado el apoyo y el reconocimiento de todo un país y "los otros".

JUAN dijo...

Mamen, juraría que te dejé un comentario el otro día.
Pero bueno, sólo te mencionaba que yo lo pasé muy lejos de mi familia y que puse mi experiencia en mi blog.
Feliz fin de semana largo. Abrazos.

Mamen O. dijo...

Hola Juan.
No me ha llegado tu comentario. Algunas veces hay que darle tantas veces al botoncito, no sé por qué, que no se quedan grabados y eso que no tengo activado el tener que revisarlos antes ni nada, no sé el motivo de que ocurra pero ya me lo había comentado alguna amiga antes. Disculpa la molestia.
En cuanto al tema, me pasaré por tu blog a leer tu historia. Gracias una vez más

JCR dijo...

Recuerdo que no se hablaba de otra cosa, los más mayores suspiraban, los pequeños no sabían que sucedía, otros creo que no habían sido conscientes del momento, ese 24 fue una nueva esperanza, hoy lo comento con mi hijo y creo que tienen que conocer la historia de nuestro país, importante para que no vuelva nuevamente y sobre todo que por suerte seguimos en democracia.
Un abrazo.

Mamen O. dijo...

El 24 fue una nueva esperanza. Llevas toda la razón JCR. Por eso me gusta ese día porque por encima de todo lo que debió de haber y que nunca nos contarán, lo que venció fue la libertad. Puede sonar a frase cursi pero sólo los que alguna vez la han perdido saben lo que significa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1