miércoles, 5 de octubre de 2011

BOB ESPONJA, DORA LA EXPLORADORA Y ALGUNA FANTASÍA MÁS


Últimamente, la verdad es que prefiero no ver los telediarios.  Sí, así de cateta me siento, porque como dice el dicho y perdonen ustedes la redundancia, castiguitos los que Dios me mande, pero buscármelos yo adrede, eso sería masoquismo.
Es que hay que ver como están las noticias: sube el paro más allá de las nubes, la economía no remonta a nivel mundial, los propios ministros del gobierno no se ponen de acuerdo ni haciendo una quedada sobre las cifras del desastre ni las estadísticas de la desesperación. Y por supuesto, sobrevolando a duras penas por el centro mismo de la tormenta y el drama, el sufrimiento de tantas familias que no saben si tienen presente y a las que no les queda dolor para conjeturar el futuro.
Lo que no podía yo imaginar es que esta crisis maldita afectara también por igual a seres de otros mundos a los que creía que salvaba la imaginación y la tierna credulidad de la infancia de vivir momentos amargos. Así que ayer, cuando me asomé tímidamente a la prensa con ese gesto aprendido de cuando veíamos películas de miedo, ese quiero ver pero poquito, lo justo para poder dormir esta noche, me quedé literalmente alelada, pegada a la tinta virtual de las palabras enunciadas con la expresión boba de quien pensaba que ya nada podría sorprenderla.
En pleno centro de Madrid, vamos en Sol para ser más exactos, se produjo un altercado el pasado fin de semana que no tiene nada que ver con cualquiera de los sucesos contados en el lenguaje aterrador del El Caso, en la verborrea pseudo científica de Iker Jiménez o la cadencia  mágica de las leyendas: Bob Esponja protege a Dora la Exploradora de recibir una paliza de Minnie. Toma del frasco, Carrasco… (perdón tengo que aclarar que esto lo proferí yo, nada que ver con el estilo periodístico y correcto del profesional que hacía la crónica). Pero es que, tiene telita el titular. 
Bueno, os lo cuento: parece ser que en estos tiempos que corremos, y partiendo de la premisa de que cualquier trabajo es digno, los personajes de dibujos animados más queridos por la gente menuda, han tomado al asalto las calles de cualquier ciudad. Con un traje de alquiler y un calor de muerte, la gente sale a buscarse la vida, haciendo por una propina las delicias de los pequeñajos que se sienten reyes coronados, cuando Dora la Exploradora, Winnie de Poo o alguno de esos personajes a los que, si acaso, han admirado antes en días de parques temáticos o tardes de cabalgatas, vienen ahora y sin previo aviso, a pedirles que posen con ellos para una foto mágica que papá guardará en el móvil o para un autógrafo auténtico, de esos de superhéroes, por los que mamá pagará, un poco disimulada para no herir la fantasía, un módico precio.
Pero fíjate que hasta en esto de los héroes de papel es el mercado el que manda y que está visto que cuando es el hambre el que aprieta, no hay protección mágica ni inocencia que valga. Así que la buena de Minnie, la de las largas pestañas y el lazo en la frente, sufrió un ataque de rabia al ver a la colega del mono, paseando por su territorio la mochila. Sujetó los pies a los tacones, se agarró el vestidito corto y propinó una tunda de palos a la del peinado a lo Marcelino que la estaba dejando tibia. Menos mal que como siempre los héroes que a mí más me gustan, esos a los que la naturaleza no confirió con belleza pero sí con corazón, están siempre al quite para luchar con molinos y allí aparecieron de un salto el bueno de Bob Esponja y el escudero Patricio para mediar en la lidia y terminar bien el cuento. Eso sí que sería un espectáculo y no el de José Luis Moreno con Monchito y Rockefeller: Dora “tirá” por los suelos, el mono aguantando la mochila, Patricio con el bañador bajado….qué bueno, qué grandes momentos de cine. 
Todavía lo ando rumiando y me río. Me imagino la escena y no tengo más remedio que rendirme ante lo festivo aunque en el fondo todo esté teñido de una verdad muy triste. 
Y digo yo por quitarle hierro al asunto…si estos están así… ¿cómo les habrá ido a los tres cerditos que se dedicaban a los negocios inmobiliarios?

4 comentarios:

primu dijo...

Que bueno, y sobre todo que buena crónica...si se enteran mis churumbeles les da un infarto, hasta a mí me ha afectado el tema y es que me llevo to el día viendolos en el ONO.

Mamen O. dijo...

No te lo vas a creer pero en el primero que pensé fue en Pepe, con lo que a él le gusta Dora. Mira que si la ve pegándose con la novia del ratón...qué trauma ¿no? ja, ja

JUAN dijo...

Pues yo sí que vi la noticia en el telediario, y la verdad, aunque ya había visto reyertas entre mendigos que no permitían que otros les quitasen el puesto, lo de esos muñecos me causó tristeza. Hay que ver lo mal que está el país que hasta para las limosnas hay que jugarse el tipo.
Una crónica envidiable, Mamen, cada día me gusta más tu manera de pensar y tu escritura. Un abrazo.

Mamen O. dijo...

Es verdad, es triste. Yo intento ver la parte divertida o tal vez mejor dicho "surrealista" del tema, pero el trasfondo es muy duro. Y seguro, me juego algo a que son universitarios buscándose la vida para poder seguir en Madrid estudiando, no me extrañaría.
Gracias por los halagos, Juan, de verdad. Escribir es algo que hago porque me gusta, siempre ha sido mi forma de enfrentarme al mundo. Es algo que para mí no tiene mérito porque no lo trabajo ni me cuesta, simplemente sale.
Hasta que empecé con esto del blog, eran pocos los que conocían esta faceta de mi forma de ser y no te voy a negar que en el fondo todos sentimos la necesidad de que alguien nos diga si hemos estado acertado o si hemos sido capaces de transmitir un sentimiento. Así que, lo dicho, mi ego y yo te lo agradeceremos eternamente. Je, je.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1