sábado, 14 de julio de 2012


Dice una bloguera de la que soy seguidora que a ella el blog le ha hecho ser mejor persona.
En cierta medida creo que a mí me ha pasado lo mismo. No pretendo decir que me ha convertido en un ángel ni muchísimo menos, no me ha dado un ataque de vanidad ni de locura, pero sí que entiendo lo que ella quiere decir y lo comparto.
Cuando te planteas esta tarea de escribir sabiendo que hay al menos 50 ó 60 personas que vienen diariamente a leerte, te haces un poco más reflexiva. Si tienes dos dedos de frente, como se dice en mi tierra, procuras darle a los temas un enfoque quizás no neutral, porque la neutralidad desde mi punto de vista no existe, pero sí al menos maduro y sereno.
Nunca he pretendido hacer daño directamente ni en las creencias ni en la tendencia ideológica de nadie. Os puedo asegurar que siempre he intentado aislarme un poco de mis propias convicciones más profundas y analizar las cosas con un soplo de frialdad observando los fallos que como seres humanos cometemos todos para no idealizar ni demonizar a nadie.
Estos días están siendo muy difíciles para mi creatividad. Pretendo hablaros de las fiestas de mi pueblo o buscar alguna anécdota con la que despejar un poco la mente de los problemas que nos acucian. Pero siento que es imposible, no sé si porque soy yo la que no puedo o porque son ellos los que no me lo permiten con la actualidad de las noticias. Es tan grave lo que está pasando en España, que creo que es indigno escapar de la realidad que nos quita el sueño.
Siempre he pensado que las convicciones políticas de una persona no la hacen ser mejor o peor por defender a unos u a otros. De hecho todos buscamos en la política una mejoría en nuestra forma de vida y dependiendo del estatus, la costumbre, las creencias o la familia, es completamente lícito que cada cual crea en lo que mejor se adecua a todo eso, en lo que sabe que se corresponde más con su forma de ser o sus orígenes. Pero ahora resulta que precisamente los que tendrían que dar ejemplo de cordura y de dignidad no tienen esa deferencia conmigo y ni siquiera me merezco un respeto como ciudadana cuando salen delante de una cámara aplaudiendo una situación tan terrible como la que vivimos, ataviados con trajes de marca y haciendo gestos obscenos o gritando palabras malsonantes hacia un sector de la población que por ser el más débil no tiene derecho a réplica.
Dicen que la paciencia es la madre de la ciencia y me temo que la poquita ciencia de la que dispongo está a punto de quedarse huérfana. Lo noto en una desazón que me corroe por dentro y en un instinto de enfrentamiento político que ahora palpo y que nunca se me había manifestado de esta manera tan brutal por debajo de la piel.
Lo siento mucho por los amigos que tengo que son votantes, algunos de ellos militantes de este partido político que ahora gobierna en España y que tiene la desfachatez de permitir que uno de sus miembros insulte a un colectivo (los parados) al que  por desgracia que no por pereza pertenezco; pero tengo que recordaros que son ellos los que han perdido las formas y cuando se pierde las formas se pierde la razón y que son precisamente los que debían controlar los gestos y las intenciones que dañan, los que han abierto la veda.
Nunca he votado al PP y jamás los votaré. Antes lo hacía por convicciones políticas nada más. Ahora, después de sus aplausos, sus vítores y su “que se jodan” justificado y sin consecuencias políticas,  no voy a votarlos, además, porque me parecen malas personas. Por lo demás, allá cada cual con su conciencia.

6 comentarios:

MARTA dijo...

A ver mi pocholon, a mi el blog no te lo creeras pero me ha dado un empujon a valorarme un poquito más, no se me gustan vuestros comentarios, vuestras visitas, siento qe hago digamos algo util, creo que lo que escribo gusta, he conocido a un monton de blogueros entre ellos tu que sonara muy fuerte pero os quiero un monton, os busco en internet, porque me falta tiempo sino estaria metida todo el rato en vuestros blogs, la politica ufffff creo que ya te lo dije un día no entiendo nada, este año vote a uno que defendia a los animales, asi que mira, jijiji pero bueno rezo pq vemgan tiempos mejores por el bien de nuestros hijos muackk tesoro

JUAN dijo...

No creas que no te sigo, Mamen, te leí a los cinco minutos de publicar tu entrada y luego un par de veces más. Esperaba a ver los comentarios para saber si lo que me pasaba era algo personal o colectivo. Y es que siento una tremenda indignación ante la poca vergüenza de quienes se supone nos representan. Que una diputada nombrada a dedo e impuesta además en las listas por su padre, un corrupto y encausado en varias tramas, aplauda y grite “¡Que se jodan!” refiriéndose a los parados, víctimas de un sistema que prima las inversiones especulativas en la Bolsa a las inversiones productivas de la empresa, personas que sufren la crisis sin haber tenido culpa en ella, a quienes, además, le recortan el subsidio y el tiempo del derecho a cobrarlo, como si se negaran a buscar trabajo siendo que en el INEM no existen ofertas, sólo cursillos de los que se lucran algunas entidades, y que las empresas cierran y el trabajo no se halla por ninguna parte…, la actitud de estos hiputados es indignante.
Parece que hayan ganado la batalla del Ebro.
Y, hablando de batallas, espero que esas convocatorias y peticiones de firmas que circulan en las redes de rebelión se reenvían a todos nuestros contactos y el eco resuene en todos los hogares como el Tambor del Bruch, logrando el mismo efecto: acabar con este ejército facha que nos está robando descaradamente todo lo conseguido con tremendos sacrificios, mientras favorecen también descaradamente a los bancos y a los ricos.
Me voy Mamen, ¡estoy que muerdo! Un beso

Mamen dijo...

Marta, tú como siempre tan simpática ¿votaste un partido porque defendía a los animales? Pues me da a mi que es lo mismo que hemos hecho todos porque al final hay mucho animal (de dos patas) beneficiándose de lo que hemos votado todos, los de un lado y los de otro.
Juan, perdona si el comentario no salió en su momento. Lo he visto en el correo y estaba en la bandeja de spam, no sé por qué.
Yo también estoy que muerdo Juan. Y me da miedo todo lo que está pasando, pero la culpa la tienen ellos, todos los políticos (de todos los signos) por la desfachatez con la que han estado actuando, por las mentiras reiteradas, por tratarnos como a tontos y encima echarnos la culpa de lo que está pasando. Así que tienen lo que se merecen. Mientras que no cambien, esa es mi postura, la crítica mordaz.
Un beso y feliz domingo

geli dijo...

Prometí no hablar de crisis ni política en mis vacaciones para no ponerme de mala leche, pero creo que no he estado tan atenta a las noticias en toda mi vida, como en estos últimos meses.
Ya han rebasado todos los límites permitidos y esto es intolerable.
Estos politicuchos se creen que al parado que se le da un prestación se le está haciendo un regalo. Que no se olviden que para cobrar el paro antes has tenido que cotizar y parte de tu sueldo te ha sido retenido como previsión al momento en que te quedes parado.
Esta político que puesta a dedo utiliza su dedo precisamente para insultar a los parados, es realmente a quien aquellos que cotizamos estamos alimentando y regalándole las dietas millonarias para que vaya al Congreso (a pesar de que vive en Madrid) y todo gratis por la cara, por ser la hija del pedazo de .... que es su padre y tiene la poca VERGÜENZA y defallatez de atreverse a insultar a quienes por no pertenecer a una familia de corruptos no han tenido la suerte, de que le regalen una profesión y una carrera. Pues estamos más desfavorecidos, pero somos más. Que no olvide esta gentuza, que cuando te lo quitan todo, pierdes el miedo.

En fin, estoy de vacaciones, y no he podido resistirme, vuelvo a estar nerviosa e indignada. ¿Soy la única?, No verdad!. Yo no he perdido, de momento, mi trabajo y estoy que me subo por las paredes, me imagino cómo se estarán sintiendo todos los que han perdido su trabajo y han visto a esa "señora" (con perdón de todas las que verdaderamente somos señoras), insultando y provocando.
Ánimo a todos los que estáis en esa situación, ojalá cambie pronto la tortilla, antes de que se queme y salgamos todos ardiendo.

Manolo dijo...

Siempre he pensado que no hay nada más idiota que un trabajador votando a la derecha y en España se ha visto claro. En las últimas elecciones hubo muchos trabajadores que votaron al PP creyendo las promesas vacías que pregonaban. Tan vacías eran esas promesas que las olvidaron nada más tomar el poder. Espero que ésto, al menos, sirva de experiencia a tantos votantes trabajadores.
Os dejo un vídeo dónde se puede ver cómo responden éstos elementos al pueblo que lo ha elegido y que pide la dimisión de esa "señora". Pincha aquí

Mamen dijo...

Os prometo no volver a hablar de la crisis durante las vacaciones...je,je

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1