sábado, 26 de octubre de 2013

El lazo rosa

La semana pasada, se celebraba como todos los años el Día Mundial contra el Cáncer de Mama. 
Para mí, que afortunadamente no he pasado por ese trance, esa conmemoración se convierte en un acto con sabor agridulce. Por una parte, recibo montones de mensajes cariñosos de amigas. Ellas me recuerdan que hay gente que me aprecia, por detrás de las consignas del día, por encima del lazo rosa del perfil. Y me encanta ese pacto de femineidad que nos traemos entre manos en facebook, con el fin de mantener despistados a nuestros hombres. 
La parte más agria del día es saber que somos muchas, demasiadas, las familias que estamos marcadas por esta tragedia que ha dejado detrás a tantas buenas personas, miles de mujeres que se encontraron de pronto y de frente con esta enfermedad tan injusta.
Este año ha habido un tinte aún más negro tapando con su sombra el brillo del rosa. Las circunstancias nos están haciendo politizarlo todo, y yo, particularmente, me siento tremendamente enfadada con unos personajes siniestros, que tapan y enmascaran a los corruptos, mientras reducen al mínimo el presupuesto en la investigación científica que salva vidas.
Pero en medio de esta vorágine de titulares de periódicos y de adhesiones a manifiestos comprometidos, la vida como tantas veces, ha venido a sorprenderme nuevamente a través de la ternura, y me ha dejado varada delante del ordenador rumiando lágrimas, pero también celebrando la esperanza.
Tengo una amiga cordobesa que se llama Maribel. Cuando yo la conocí, hacía muy poco tiempo que había pasado por esa situación de sentirse al borde del abismo. A mí me sorprendió de ella la naturalidad con la que me contó su historia, y el buen humor con el que se enfrentaba a la vida, a pesar de estar inscrita en la lista de la incertidumbre. Recuerdo que me impactó su sonrisa. Me ganó, mientras me contaba con su acento cordobés que lo mejor de lo que le había pasado era la comodidad de tener el pelo corto, un estilo de peinado que desde entonces nunca ha cambiado.
Este día especial, en el que las afortunadas no podemos hacer otra cosa que mostrar nuestra solidaridad, su hija Laura, que tiene dieciséis años, ha encontrado una manera diferente de celebrar un día que para ella y su familia es uno de los más importantes del calendario. Su madre asegura que es lo más bonito que nadie le ha dicho nunca, y no me extraña, Maribel, no me extraña.
Os voy a dejar sus palabras y no voy a escribir nada más. No me siento capaz de añadir ni una coma a esta lección que hace unos días me dio una mujercita, a la que recuerdo como una niña. Solamente, quiero darles desde aquí las gracias a las dos por permitirme sacar a la luz su historia y su intimidad. Saben que lo hago porque su experiencia es un canto precioso a la esperanza. Vamos a poder con esto, ya lo veréis, algún día una de estas niñas como Laura, nos ofrecerá con su inteligencia la mejor de las noticias. Mientras tanto, os prometo que yo seguiré pensando en rosa.




Bienvenida a casa mamá". Una frase sencilla y clara, ¿no? "Bienvenida a casa mamá". La segunda vez que la lees suena diferente si te paras a pensar un segundo. Es extraño darle la bienvenida a tu madre en su propia casa, pero todos los que estábamos, estamos y estaremos te la dimos.-nunca olvidaré ese día- 
¡VOLVISTE A CASA!
¿A quién se le da las gracias cuando ocurre un milagro? Yo no tengo ni idea. Quizás a los que creyeron desde el primer momento gracias a sus conocimientos, cada médico, cada enfermera...Los que pusieron ese 0,01% que a ti, mamá, te faltaba para llegar hasta donde conseguiste llegar.
Tú, en cambio, pusiste tus pestañas, tu melena, tu color de piel, tu tremenda fuerza y esa garra de luchadora que te define para salir ganando.
Después de tanto tiempo ya parece una anécdota más en el día a día, pero lo que costó en su tiempo superar el cáncer fue inimaginable. 
Hoy es un día más para agradecerle a todos aquellos que te ayudaron tanto y nos ayudaron.
Hoy es el Día contra cáncer de Mama, irónico marcar en un solo día del año lo que tanto tiempo cuesta superar. Mucha gente pone su lazo rosa. Yo te pongo a ti, mamá. Un ejemplo de los grandes para el resto de mi vida. 
Pd: Superarse a uno mismo es la clave, nada es imposible y yo tengo la prueba.
Laura.     
  

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Preciosa entrada y precioso homenaje. Enhorabuena a tu amiga y su hija.
Es verdad, vamos a poder
Mar.

Laura G. dijo...

Gracias por publicar mi escrito, es todo un placer leerlo aqui. Ojalá que sirva para ayudar a muchas mujeres.
Un besito desde el norte!
Laura

Mamen Orcero dijo...

Hola Mar. Me encanta hacer estos pequeñitos homenajes a personas como Maribel, como Laura o como hice unos días con Esperanza. Mira, estamos tan acostumbrados a que nos muestren la maldad que hay en el mundo (que es verdad que la hay), de madres que matan hijos, de hombres que matan mujeres, de gente que le arruina la vida a gente, que creo que también es necesario y bonito contar que hay personas maravillosas, a las que no conoce nadie y que pasan por la vida simplemente siendo "buena gente". A mí me renueva de esperanzas.

Laura, corazón, gracias a ti por permitirme publicar una carta tan emotiva a tu madre. Sé que este blog no tiene tanta repercusión como para llegar a mucha gente, pero vuestra historia es muy bonita porque tiene final feliz. Y es muy importante. Nadie está libre, Laura. Por desgracia, cualquiera de las que hoy estamos leyendo este escrito y nos creemos unas privilegiadas, mañana mismo podemos encontrarnos de frente con este problema. Quizás si pasa, alguna de nosotras nos acordemos de tu carta y eso nos ayude a pensar en positivo. Eso ya es muy importante.
Me alegro mucho de leerte....ay...cómo habéis crecido.
Besos

Marcos dijo...

Felicidades, es una carta preciosa. En casa hace 7 años que pasamos ese mismo trance, y aunque está mal que yo lo diga, el apoyo de la familia creo es lo mas importante para ayudar a la normalidad. Lamemntablemente se de casos muy diferentes, con gran dolor para la enferma.

Elena dijo...

Felicidades por tu entrada y darnos a conocer la experiencia de esa amiga y su recuperación, tiene que ser horroroso, pero hay que ser positiva como ella.
A esa hija, felicidades de corazón, me has puesto los bellos de punta. Es una carta preciosa.

Mamen Orcero dijo...

Gracias, Marcos y Elena por dejar vuestro comentario. La chiquilla se merece nuestros elogios porque es muy linda y aunque a veces nos parece, como dice la canción, que los niños son de goma, es evidente que se dan cuenta de las cosas y sufren, muchas veces, intentando que no se les note.

aureavicenta dijo...

Hermosas palabras, y toda una lección, las de la hija de tu amiga, Mamen; dice el dicho que "De tal palo tal astilla" y aquí está la prueba irrefutable.
Del escamoteo financiero para la investigación aduciendo falta de dinero, ¿qué se puede decir?, tú ya lo has expresado con claridad, amiga, me uno a tu sentimiento.
Un abrazo.

Mamen Orcero dijo...

Gracias, amiga.
Es verdad lo del palo y la astilla, llevas razón. Yo creo que aunque no nos lo creamos, aunque parezcan que los hijos no se están enterando de nada, sobre todo cuando son adolescentes, luego te das cuenta de que la forma de ser de los padres, su forma de relacionarse con el resto del mundo, la solidaridad, todos esos conceptos calan en ellos y salen un día a la luz. Qué importante es la educación ¿verdad? Y no sólo la académica, sino la que llevan puesta de casa.

Encarni dijo...

¡Qué carta más bonita y emotiva! ¡enhorabuena a tus amigas! y mucho ánimo a las familias que se ven afectadas, como tú dices, nadie está libre. La salud es lo más importante, y a veces hasta que dejamos de tenerla no nos damos cuenta del bien que teníamos. Ojalá cambie pronto la situación y destinen más dinero a la investigación y a la sanidad en general. Besos Mamen.

Lola Velasco dijo...

Felicidades por esta preciosa entrada que solo puede poner lo justo y lo más preciado nuestra querida Mamen. Éste es el día de las grandes mujeres, luchadoras, valientes y que superan una de las barreras más duras que pone la vida. Gracias a vosotras nos da menos miedo a las que tenemos la suerte de momento de no haber pasado por ello y fuerza y compañía a las que si lo están pasando. Es importante leer mensajes como éste, tan bonito, delicado y lleno de amor y esperanza.
Felicidades por haberlo superado

Mamen Orcero dijo...

Gracias Encarni y Lola por vuestros comentarios y vuestros buenos deseos. Sois un encanto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1