viernes, 23 de octubre de 2015

¿Hasta luego?

He leído más de una vez que ya los blogs no están de moda. No hay tiempo para leer. 
Y lo entiendo porque a mí también me pasa. Es más fácil echar un vistazo a esa especie de microrrelato en la que a veces se convierte facebook, que entrar a una página donde el texto es largo, donde si quieres interactuar tienes que escribir una respuesta; un mundo donde no vale con pinchar rápidamente en el "me gusta" con el que en las redes expresas al autor tu complicidad o tu compañerismo. Por eso llevo días sin escribir por aquí. Porque estoy dándole vueltas a la posibilidad de cerrar , al menos durante un tiempo, el diario sobre el que os he ido escribiendo mis historias. 
Mi primera entrada fue el 19 de noviembre de 2009. Falta poco para que se cumplan seis años desde que se me ocurrió la peregrina idea de que iba a haber alguien con ganas de seguirme el juego. Pero ha llovido en seis años y ya quedan pocos de aquellos locos que a menudo me acompañaban para compartir conmigo esta tertulia.
Hoy llevo un tiempo leyendo recuerdos y recordando lecturas. Sobre todo llevo un buen rato rememorando a amigos que han ido pasando por mi vida. Tengo que tomar una decisión y no la tengo clara. Mientras tanto, me quedo con aquella declaración de intenciones que hice un día con menos miedo que vergüenza y en la que, sencillamente, os invitaba a tomar café.
Gracias por haber sido parte de mi mesa-camilla.


19 de noviembre de 2009

El día que decidí crear un blog estuve pensando en un título que resumiera, en una frase corta, la intención de esta aventura que estoy comenzando y que ni siquiera sé si voy a saber manejar en este lío de html, webs, bloggers y demás términos indecifrables.
Lo único que pretendía era crear un lugar, un espacio en este mundo infinito de la red donde quedar para charlar con los amigos, donde asomarme a recordar una canción, o a retomar una conversación que nunca debió terminarse.
Y, de repente, pensando en las charlas, en las risas y en las canciones, sentí la enorme necesidad de tomar un café.
Es curioso porque a mí el sabor del café no me gusta. Ese regustillo amargo no es muy de mi agrado. Pero el olor...ese olor que lo inunda todo...
Creo que el aroma del café ha llenado durante tanto tiempo mi vida que me arrastra con él a lo mejor de mí misma. El café me trae el olor de mi casa, bueno de la casa de mis padres que será siempre la mía, el tacto del sofá de los domingos, muy temprano, cuando hay que charlar bajito para no despertar a los niños, el parón en los estudios cuando mi hermana, parodiando las telenovelas que hacían furor en los 80, nos "provocaba un cafetito"...es el café de las mañanas con mi amiga de siempre con la que no puedo arreglar el mundo nunca, es la locura del momento de relax en el trabajo, cuando una chica morena me deja alucinada cada día con su memoria: manchado para mí, avellanado para la compi, descafeinado el del jefe, cortado para los snobs y hay un amigo, el más valiente, que todavía en noviembre lo quiere helado.
Cuantas historias contadas y cuantos secretos guardados alrededor de un café.
Por eso he decidido invitaros a charlar imaginandonos frente al líquido negro. Cada quien puede contar lo que quiera mientras removemos el azúcar del fondo. Os prometo que nunca faltarán el colacao para el que no toma café, el donut para el que pueda permitírselo y la sonrisa de bienvenida para todo aquel que quiera aceptar esta invitación al sentimiento.

6 comentarios:

Encarni de la Cruz dijo...

Ay Mamen! Aunque te siga en Facebook, añoraré las entradas de tu blog donde siempre me he sentido cómoda y bien acompañada. He visto que has vuelto a decorar tu saloncito. Entenderé la decisión que tomes y te seguiré leyendo allá donde escribas. Muchos besos.

Encarni de la Cruz dijo...

Sinceramente no quiero que lo dejes, me encanta lo que escribes y de verdad que me no siento sola el día que te leo y te comento mi opinión, es mi manera de seguir en contacto frecuente contigo. Me encanta tu manera de ver la vida y aprendo mucho de lo que dices tú y los contertulios

Encarni de la Cruz dijo...

Y he pasado muchas noches en vela mientras le crecían los dientes a mis niños releyendo tus entradas y muchas cosas de las que leía fueron como un bálsamo para mí en aquellos momentos. Si decides seguir ofreciendo tu salita y tu café yo me comprometo a dejarte siempre mi opinión. Muchos besos

Mamen Orcero dijo...

Ay mi amiga Encarni. Qué difícil es hoy en día sentir la amistad y la lealtad como la siento contigo. Eres un encanto, de verdad.
Por ti, por mi amiga Mame y por otros mensajitos cariñosos que me han llegado, hago lo que vosotros queráis. Probablemente ahora podré entrar menos porque la novela me tiene un poco absorbida, pero iré retomando los temas.
Ea!decisión tomada. Os prometo que con esto no estaba buscando una llamada de atención ni que vinierais todos a decirme por favor no lo dejes...jajaja...de verdad estaba meditando si merece la pena o no seguir escribiendo en el blog. Dejar de escribir es algo que creo que no voy a poder hacer nunca porque enseguida me da el "mono". Me preguntaba si este es el medio más adecuado, pero bueno, creo que con un poquito de ganas se puede llevar todo para adelante. Muchos besos y gracias por acudir, como siempre, a mi llamada.

Eulalia Batista dijo...

Tienes toda la razón. Yo tenía muchisimos blogs de ayuda y los fui cerrando poco a poco. Algunos porqué ya las plantillas no existian y habían quedado obsoletos, otros porqué todo lo que explicaba en ellos no servía ya para nada pues habían cerrado páginas que había enlazado para hacer tal o cual cosa.
Por los comentarios que me llegan veo que de todos ellos solo dos siguen teniendo, a veces, algún visitante: Picasa, donde expliqué como usar el programa y donde hay un Deja tus dudas que es la única entrada que leen o encuentran y uno que abrí hace un par de años acerca de un juego de facebook.
Pero los otros, incluido Tuneando, han ido quedando en el olvido.
Un abrazo.

Mamen Orcero dijo...

Yo me acuerdo muchísimo de ti, Eulalia. Fuiste mi maestra en blogger. Aprendí muchísimo contigo a manejarme por esas etiquetas HTML que para mí eran como el chino mandarín. Te escribí varios comentarios dándote las gracias, pero por si no te llegaron o no te acuerdas, te lo agradezco ahora desde aquí.
Muchos besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1