miércoles, 27 de octubre de 2010

QUEMAR LA CULTURA

Esta semana el amigo Reverte ha vuelto a manifestarse. Debe ser que “Jalouin” ha hecho mella en él, y ha regresado como un zombi de esa tregua que había pactado con el sensacionalismo, mientras estaba ocupado en vender su última novela.
Como otras veces ha venido a hacer gala de una prepotencia a la que ya nos tiene acostumbrados. Parece ser que al hombre no le vale solamente con estar bien considerado en el mundo de la literatura, sino que tiene que aparecer de vez en cuando para ver si dejándose oír, aumenta la tirada de ventas de lo último que tenga en quiosco.
Si lo pienso, incluso tengo un sentimiento cruzado al estar escribiendo esto, porque me da rabia entrar al trapo de su provocación y generar afluentes de tinta para dar vueltas a un argumento que no tiene sentido.
En España disfrutamos, afortunadamente, de libertad de expresión. Todas las opiniones tienen cabida en esta pluralidad de pensamiento en que el país se ha convertido. Pero creo que no todas las formas son válidas.
A mí me parece estupendo que cada cual critique aquello que no le gusta y en el caso al que hago referencia con este escrito, Moratinos es un político y como tal, en la firma del contrato, junto con la cifra millonaria que supongo ganará, habrá alguna cláusula que diga: tienes que aguantar lo que te echen y lo que hablen de ti. Sabiendo que la susodicha cifra es alta, también este señor comprenderá que en el juego de la democracia va a ser juzgado por lo que haga o lo que haya dejado de hacer.
Hasta ahí estoy completamente de acuerdo. No tengo conocimientos suficientes de política exterior para valorar su gestión, pero por lo que he leído ha sido muy mala, con lo cual, creo que se merece la lluvia que le moja.
Pero de ahí a que alguien diga utilizando una tribuna pública que el ex ministro es un “mierda y que gimotea porque no tiene huevos”…me parece una ordinariez de un mal gusto que no le queda bien a alguien que se tiene a sí mismo por representante de la cultura y maestro en el arte de la palabra escrita.
Tengo que pensar que al Sr. Reverte han debido de cambiarle mucho los valores para que tenga que recurrir a algo tan burdo por continuar en la palestra. Nunca lo hubiera imaginado en aquellos días en que le conocí aquí en Cádiz. Entonces daba gusto oírle hablar de la cultura, causaba respeto conocer sus vivencias como corresponsal de guerra y ponía los pelos de punta oírle la historia de aquella biblioteca que vio quemarse en Sarajevo.
Con aquel fuego, el escritor nos planteó una metáfora tan bonita para explicar la profundidad de lo que ocurrió en Bosnia, que reconozco que aquel día tampoco yo dispuse de huevos y tuve que usar las gafas de sol para disfrazar la emoción y el silencio para obviar el gimoteo. Me parece que ahora, al cabo de los años, de alguna manera él también está arrojando una cerilla a aquella hoguera que amenaza con destruir la cultura. Le creía menos soez y con más recurso literario.
En fin, qué le vamos a hacer…los ídolos que todos tienen los pies de barro.

8 comentarios:

geli dijo...

Mamen estoy de acuerdo contigo en todo, excepto en que para mí hasta cuando estaba metido en el meollo de todos los embolaos, ya me parecía un "peaso" de prepotente y soberbio. La verdad es que he leído muy pocos de sus artículos, porque cada vez que caía uno en mis manos, mientras avanzaba en la lectura casi siempre me posicionaba de su parte, hasta que soltaba una frase que en realidad era su opnión, con la contundencia de quien tiene la verdad, como si se tratase de un axioma, y la mayoría de las veces ofendiendo a alguien directamente o acusando a otros de hacer lo que el mismo estaba haciendo.

Mamen dijo...

A mí nunca me ha convencido como novelista y he leído algunos de sus libros. En novelas de intriga como La tabla de Flandes o La piel del tambor, se carga el argumento de un plumazo en las dos últimas páginas; en novelas históricas (he leído La sombra del Aguila y hasta donde puede aguantar Cabo Trafalgar) por mucho que se documente y haga elocuentes comentarios describiendo una faja de culata de un cañón del XIX, para mí pierde toda la credibilidad en el lenguaje cuando utiliza expresiones como "eres más rápido que Speedy Gonzalez" en el Cádiz de 1805. Pero reconozco que me gustaba la fuerza de sus artículos hasta que empezó a utilizar el insulto fácil y perdió calidad literaria. Es mi opinión.

Anónimo dijo...

Los Hombres sí lloran.Y qué. Lo raro ya no es que un líder derrame lágrimas de tristeza o alegria en público sino la reacción machista e hiriente-Ellos exhiben cada vez más sus emociones pero aún existen limites . El reto es"que los chavales se liberen del miedo a sentir",dice un sociologo. Lloran los Precidentes de gobiernos,tambien los deportista ect.ejem.Lula de Brasil por los juegos olimpicos,Bush hijo en un homenaje a un heroe de la guerra que el desencadenó,Obama por la muerte de su abuela,Fraga visitando Cuba,Gallardon hablando de Fraga,Barden con la Concha de Plata,deportista no acabariamos,Roger Federer,Casillas ect.Hernandez periodista y escritor y hombres por la igualdad,define así al escritor: "No es ni neomachista.Este es machista de toda la vida.Un cartagenero chulo.Lo digo yo,que soy de Cartagena¨". El Pais. Antuan padre

Mamen dijo...

Para mí que a éste le daba igual que llorara o que se riera, o que fuera ministro o jefe de la oposición, lo que estaba es buscando polémica y se encontró con este tema que le ha venido de maravilla. No hace más que definirse como alguien independiente, con patente de corso y al final creo que como todo el mundo lo que busca es dinero. No es nada original.

primu dijo...

Me parece un personaje descarado,que piensa que lo ideal es decir o escribir todo lo que se le pasa por la cabeza y tal y como se le ocurre,lo suelta.yo no creo que eso es lo correcto,sin embargo tengo que reconocer que cogía "el semanal"lo abría por la página de su artículo y luego ya no leía nada más.Sus escritos me han hecho llorar,reir y me han emocionado.Es verdad que recurre al insulto,a veces sin sentido y que da su opinion de las cosas como verdad absoluta sin contemplar,si quiera,la posibilidad de que exista otra opcion.

Mamen dijo...

Pues a mí me pasaba igual. Hay una serie de columnistas a los que buscaba en el semanal porque siempre me ha encantado ese género literario y en España hay algunos autores muy buenos. Pero a Reverte se le ha visto la evolución hacia el amarillismo, a buscar llamar la atención y a mi me da que esto ha pasado desde que es autor de novelas de éxito. ¿No será que va buscando lo que en la tele llaman audiencia?

JCR dijo...

No soy seguidor y tampoco leo sus columnas, mi última referencia fue en una entrevista sobre las novelas del capitán alatriste y la inmediata puesta en cartelera de la película correspondiente, no tenía la sensación que fuera una persona con esa prepotencia, me parecía una persona sensata, con un trabajo muy interesante, pero después de leer y ver sus últimas declaraciones comprendo que es una lástima perder a un buen escritor y ganar a un auténtico impertinente.
¿Realmente se trata de un error humano que nos cambia según nuestra posición social o bien ya tenemos ese característica, que no la mostramos por no tener el poder para hacerlo?

Mamen dijo...

Pues es interesante tu pregunta. Algunas veces yo también me lo he planteado: la gente cambia o realmente era siempre así pero no podía demostrarlo. Yo creo que se nace de una manera pero que el dinero o el poder te permiten o no mostrarte como eres. Las personas que son "buena gente", esas serán siempre un encanto aunque estén donde estén y los que son unos impresentables tienen que ocultarlo hasta que tienen poder suficiente para que eso no importe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1