martes, 23 de noviembre de 2010

SAHARA OCCIDENTAL

Supongo que esa frase que dice que el pasado siempre vuelve debe ser cierta, y lo estamos comprobando estos días con un conflicto que ha venido a traernos el calor del desierto cuando ya creíamos haber superado la frontera del olvido.
Reconozco que el tema del Sahara hace mucho tiempo que dejó para mí de ser una cuestión política, quizás por el hastío que nos produce, cuando el problema no nos afecta de cerca, el eterno enfrentamiento entre pueblos que la mayoría de las veces no entendemos o no nos interesa entender. Y más bien se había convertido en algo sentimental, en uno de esos problemas que te afectan al tejido solidario del que tenemos o deberíamos tener confeccionado el corazón. Son tantos los horrores expuestos a lo largo de los telediarios, que llega un momento en que lo único que guardamos en el cajón de la memoria es el hambre y la desesperación que nos sirven en imágenes tétricas desde el lugar del mundo que toque. Para no complicarnos la vida, metemos en el mismo saco al Sahara, a Mozambique o a Sudán. Todo parece igual visto desde los ojos occidentales del bienestar, todas las historias nos suenan a guerra, a miseria y a desesperanza.
Pero el conflicto del Sahara es mucho más o al menos debería serlo. Cuando las cosas se dejan a medias y los problemas sin solucionar, el abandono algún día te pasa factura y es curioso como al final, el recibo lo pagan siempre los mismos.
Ahora no es tiempo de volver atrás nos dicen algunos. Estamos en un momento delicado. España tiene intereses económicos con Marruecos que no nos permiten alzar la voz. Aunque es verdad, como apuntan otros, que también Marruecos tiene intereses con nosotros y en cambio, eso no le influye para hacer de su capa un sayo. El final de este cuento termina con la misma moraleja de siempre: un gobierno atónito que no se atreve a mover ficha con aquello del “Virgencita déjame como estoy” y una oposición cobarde que tampoco dio nunca un paso, pero que ve en esto como en todo, otro tronco seco que añadir al fuego de sus intereses.
Claro que luego estamos nosotros, los que hablamos. Todos nos sentimos identificados y solidarios con el problema, eso es verdad, y mucha gente alza la voz contra el denostado “gobierno que nos gobierna”, pero ¡ay! pobre de ZP si hubiera decidido en un momento como éste plantar cara a Marruecos y meterse en otro jardín. Qué bonito queda hablar de solidaridad con los guantes de lana y la bufanda puesta.
Al final, como siempre, perderán los que ya lo tenían todo perdido. A eso es a lo que estamos acostumbrados. Lástima que esta vez sea todavía más doloroso saber que en el Sahara hay una parte de nosotros que sigue viviendo en sus genes, que hubo una vez que compartimos bandera y que los lamentos y las oraciones, se dicen en nuestro idioma.

4 comentarios:

Fer dijo...

Buena reflexión Mamen, que comparto punto por punto. Las soluciones no llegaran por si solas, hay que involucrarse de manera directa en la solución. Creo que el peor capitulo de la historia, esta por verse... Ojalá me equivoque.

Menruitin dijo...

Me Duele el Alma de la Alta Traición que cometen Continuadamante desde Octubre de 1976 fecha en la que el Jefe del Estado cede los territorios con sus ingentes riquezas: petróleo y gas inagotables, fosfatos 1ª potencia munidal y así pesca, para que unos cuantos se hagan muy ricos bajo la administración del monarca alauí. ¡Me da asco! Pido la Restitución del Sahara a la patria y el Levantamiento de un Tribunal Popular que Juzgue a Su Majestad Real española y a sus Dirigentes políticos. No hay excusa: Si USA, Inglaterra y Francia quieren petróleo ¡que lo compren! El Sahara No es Colonia, ni lo ha sido, puesto que es una ocupación de uso de cinco siglos prácticamente continuados. Los saharauis han inmigrado en el tardío siglo XX y se les ha nacionalizado e incorporado en igualdad con los demás españoles. ¡Basta ya de Regalar Patria y Recursos! ¡Justicia! Me ofrezco para Leva que restaure el Sahara en España, sea detenido el Rey de Marruecos y Cambiada la polítca en la zona. MiguelLopezGaspar@gmail.com EL MUNDO 231110

Mamen dijo...

Fer, gracias como siempre por tus comentarios.
A Menruitin quería decirle que los contertulios que nos reunimos en este saloncito no tenemos ni tus conocimientos políticos ni tu compromiso. Nos acercamos a los temas a través del corazon y seguramente a través de él tampoco compartiríamos plenamente tus ideas. Pero agradezco tu aportación porque volvemos a ver como siempre que detrás de los problemas y los conflictos humanos siempre salen a relucir palabras como petróleo, fosfatos o diamantes. El dinero, siempre el dinero.

JUAN dijo...

Hola, Mamen: vengo a conocerte a través de tus escritos,y en estos dós últimos ya me has cautivado. Sobre el Sahara también tengo yo una entrada reciente "Cuento infantil", en que por desgracia también sale a relucir el dinero y la pasividad de nuestro Gobierno.
La pena es saber que mientras las instituciones se citan para debatir sobre el tema dentro de tres o cuatro meses, los saharauis siguen sufiendo abusos,opresión, hambre, frío y enfermedades.
Un placer participar en tu tertulia. Abrazos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1