martes, 6 de diciembre de 2011

EL DIA DE LA CONSTITUCIÓN


Hoy he visto a mi hijo hacer unas actividades para el cole sobre el día de La Constitución. Y escuchándolo hablar de deberes y derechos he tenido, no sé por qué, la sensación de que este año algo ha cambiado.
Supongo que como en todo en la vida, los momentos de crisis y penurias económicas hacen que la gente se replantee cosas que antes se daban por bien hechas o bien adquiridas y que en cambio ahora, no sé si por el estado continuo de melancolía en la que Europa nos tiene imbuidos, me han hecho ver a nuestra Constitución ojerosa, ajada y tocada mortalmente en algunos puntos que yo creo fundamentales en la esencia de su creación.
Hubiera sido impensable por ejemplo, hace apenas unos años, que hubiera un clima tan hostil hacia la monarquía. Nuestro Rey, al que aceptamos en un ejercicio de conciliación política para hacer más fácil el paso de un sistema a otro, tenía ganado un respeto que él mismo se labró, aceptando el papel que se le daba y accediendo a representar a la España que el pueblo elegía democráticamente en las urnas. Hoy nos enfrentamos a una monarquía que parece que se desvirtúa a medida que Juan Carlos se hace mayor, y la familia “supuestamente” (esto queda muy bien en la tele), multiplica los dispendios y las apropiaciones indebidas en nombre de la Casa Real.
Esa norma legal, tan estudiada y tan protegida de los cambios bruscos, tan custodiada de los vaivenes ideológicos de las distintas formaciones que pueden gobernar, ha sido cambiada y retocada estructuralmente en dos días, en nombre de mercados económicos que nos son ajenos.
La Historia más reciente de España, a la que dimos carpetazo con una generosidad desmesurada por parte de los sectores de izquierda, sin juicios por crímenes de guerra y sin atender a reclamos de la parte vencida, esa Historia nos explota ahora en la cara, tal vez porque ha llegado el momento de la madurez suficiente para prender la mecha o quizás empujada por un débito antiguo que esa izquierda, regida por el partido socialista que gobernaba, sentía con los suyos. La Ley de Memoria Histórica, el Valle de los Caídos, las dos España de nuevo, cabalgando por aquí.
El derecho al trabajo, ese pobre argumento ha quedado travestido en un “ojalá tengamos trabajo” que es a lo máximo que puede aspirar a decir un político serio, porque la posibilidad de cumplir ese precepto ha dejado de estar en nuestras manos.
El derecho a la vivienda digna, ese está siendo vulnerado cada día con políticas favorables a los Bancos, que en su favor han hecho del desahucio el pan que nos comemos, con las noticias, cada día.
Y por encima de nuestras normas cuidadosamente elaboradas, por encima del juego que propusieron denominado democracia, se ha instaurado un movimiento de indignación y de pundonor que ruge en las calles y que no hace más que decirnos en voz alta, que esta Constitución nuestra con la que creíamos crecer seguros, se ha convertido en papel mojado en manos de unos tecnócratas ambiciosos, que deciden desde su sede en Bruselas quien debe gobernar o a quien proporcionar jaque mate en una jugada maestra.
¿Qué nos queda? Nos queda una bandera que parece que sólo nos representa a todos cuando juega Rafa.  Nos queda un macro puente con el que inaugurar diciembre. ¡Ah! sí y un himno, una música sin letra que tarareamos juntos cuando mete un gol Iniesta. 
Qué pena me da.

6 comentarios:

MDF dijo...

¿QUE TENEIS QUE CELEBRAR?. Eso que llamais Constitución fue derogada en el 2001. La maquinaria de REPRESION de un FASCISMO, sin Caudillo ni camisa azul, nos está EXTERMINANDO a mí y mi familia. Mientras tanto, muchos de vosotros mirais para otro lado. No quereis enteraros. Como aquellos aquellos alemanes que oían la desesperación de millones de detenidos: judíos, gitanos, homosexuales, socialistas, comunistas, mormones, testtigos de Jehová, etc... ¿Me censurarán?... Ver "¿TERRORISMO DE ESTADO?" en:

http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

Mamen O. dijo...

Hola MDF.
Si la pregunta ¿me censurarán? va dirigida a este blog, te aseguro que no es esa mi línea. En cuanto a tu pregunta de ¿qué tenéis que celebrar? Si has leído el texto, eso es exactamente lo que quiero decir con él, que tengo la sensación de que el discurso ha cambiado con los años y hay muchas cosas nuevas que se plantean, abanderadas por el movimiento de indignados entre otros y que seguramente evolucionarán, como todo en esta crisis que vivimos.
Ahora, te aseguro que no todos miramos hacia otro lado. Es verdad que unos protestan con más vehemencia que otros pero somos muchos los que queremos que las cosas cambien.
Un saludo

JUAN dijo...

Mamen, coincido contigo en todo lo que dices. Por vez primera se me ha olvidado que hoy es fiesta en memoria de la Constitución.Ya no es la misma que firmaron nuestros representantes,la han cambiado sin pedirnos opinión.Ya no sabemos ni para qué sirve el Gobierno si manda el Mercado. Eso sí, estaré gritando con los indignados mostrando mi desacuerdo cada vez que me convoquen.
Y ahora con tu permiso preguntaré al usuario MDF de dónde es, pues al decir ¿Qué tenéis? se excluye como si no fuera con él, como si no fuera español, y entonces no tiene nada que decirnos, ya bastante gente nos maneja a su antojo desde todas las intituciones mundiales.Y si es español lo que tiene que hacer es unir voluntades y no disgregar con sus insidioso comentarios. Me pregunto si al menos ha salido a la calle a manisfestar su descontento, pues yo no he visto en las tres manifestaciones a las que he asistido ni parados ni gitanos ni muchos grupos de los que en internet y la tele protestan. En Jerez éramos sólo dos mil personas de una provincia que cuenta con el 30% de su población en paro, y la mayoría de los participantes eran maestros, enfermeros, jubilados y estudiantes.Escucho muchas quejas en bares y plazas contra el Gobierno y la situación; pero no veo a ninguno de los que hablan en las manifestaciones: ellos prefieren mirarnos desde la mesa de un bar o desde la acera. Un beso, Mamen, y perdona por ocupra tu espacio.

Anónimo dijo...

Es verdad que todo está cambiando porque la gente está muy desesperada. Cuando no hay trabajo y se ven tan malas noticias parece que no sirve para nada la política ni los politicos por eso la gente se indigna.
Está muy interesante los puntos que te planteas porque aunque tenemos derecho al trabajo, si no hay.
Mar

geli dijo...

Da miedo una Constitución que se puede cambiar en una semana, sin permiso ni opinión del pueblo, para facilitar al nuevo gobernante, poder gobernar a su gusto y antojo. Veremos en los próximos años cuantas otras modificaciones sufre.

Mamen O. dijo...

Pues sí, esa es la impresión que tenemos todos, de susto y de desconcierto. Es una pena que algo que empezó con esa ilusión y con esas ganas esté degenerando. Aunque quien sabe, tal vez los nuevos movimientos signifiquen mucho más de lo que creemos, y sean el orígen de algo nuevo y mejor. Yo creo muchísimo en la juventud porque ellos son el futuro y aunque todos participemos, es lógico que estas manifestaciones de indignación la encabecen ellos. Ánimo.
Gracias por vuestros comentarios. Ah, Juan, el espacio no lo ocupas, lo llenas. Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1