lunes, 23 de abril de 2012

CONTRACTURAS

Espero que me hayáis echado de menos estos días. La verdad es que he estado, bueno mejor dicho estoy, con una contractura muscular en el cuello que no me ha permitido sentarme con comodidad delante del teclado, así que apenas he tenido que conformarme con algún comentario en facebook y con una miradita tímida a los blogs amigos, sumida en la duermevela del relajante muscular y el calor sofocante aunque terapéutico de una especie de mantita eléctrica que he llevado, a modo de armiño, sobre los hombros.
Pero hoy he decidido sucumbir a la tentación de escribir un ratito aún temiendo acabar la sesión como aquel personaje televisivo llamado "pozí" que tenía, pobre hombre, la forma de una alcayata. Así que aquí estoy, eso sí más "estirá" que la cara de Carmen Lomana, e intentando por todos los medios no cometer el acto insensato y loco de hacer el más mínimo movimiento.
Como comprenderéis en estas circunstancias no me quedan muchas ganas de criticar a nadie ni hablar de la crisis, no vaya a ser que todo esto sea producto de alguna maldición concedida a tenor de todo lo que he "largao" por las teclas, en contra de la vasca de impresentables que nos han llevado a donde estamos y la pandilla plumilla que siguen empeñados en seguir empujando con fuerza para desplazarnos a donde ahora nos quieren llevar. 
Puede ser, digo yo, que alguno de los demiurgos a los que esos indeseables imploran la abundancia y el lujo que les han sido conferidos, esté dispuesto a escuchar las súplicas de aquellos que lo tienen todo, cuando así como para cerrar el círculo, les piden un castigo ejemplar para todas las voces que se alzan disidentes.
Desde luego tengo que decir que el pequeño diablillo ha sabido bien tocarme, bueno más bien magullarme, con la vara mágica de la mala baba, porque ha sido capaz de dejarme, de un plumazo y sin esperar respuesta, sentada en el sofá de mi casa con menos movimiento que los ojos de Espinete.
Y por todo esto que os cuento, creo que por hoy la entradita insulsa se va a tener que acabar aquí. Salgo al encuentro de mi doctora de cabecera porque el antiinflamatorio de siempre esta vez ya no sirve. Me voy, si os parece ya mismo, no vaya a ser que Rajoy que es un lince en esto del espionaje al personal, se entere de mi desgracia y ponga en marcha la reforma sanitaria en media hora, que al paso que va el panorama, me da a mí que en breve será cruel realidad aquel chiste tan viejo del médico que a la afirmación apenada del paciente que decía: doctor me duele aquí, respondía con voz atiplada y ritmo de chotis: pues ya sabes, ponte allí.

12 comentarios:

Manolo dijo...

Desde luego que te he(mos) echado de menos. Espero que te recuperes pronto de esa inoportuna contractura y no nos dejes el fin de semana que viene sin nuestro entretenimiento, jeje. Un beso y que te alivies.

JUAN dijo...

Ya me extrañaba a mí que este fin de semana no hubiera "Entretenimientos". Pozí, te he echao de menos, y musho. Que te mejores, guapa.Un beso

Mamen O. dijo...

Bueno, ya estoy aquí. Me han recetado inyecciones (os dije que estoy bastante pillá), relajante muscular, nolotil...bueno, vamos que acabo de dejar al SAS en la bancarrota..je,je.
No, en serio, es un tema complicado porque te invalida, es imposible hacer una vida normal con esta sensación de robocop, así que no me queda otra que pasar unos diillas más molestos hasta que vayan haciendo efecto las inyecciones. Gracias a todos por echarme de menos. Un beso

Trece dijo...

Pobrecita, te comprendo muy bien. Yo me pasé el año pasado más de cuatro meses con una contractura en la espalda que hacía que me dolieran hasta las muelas. Me tomé todo lo que me dijeron y me dejé la pasta en fisios (al final no queda más remedio porque sólo medicación y calor no es suficiente para quitarte los nudos) y no me empecé a curar hasta que fui a una acupuntora que no sólo me preguntó por el dolor si no también por mis circunstancias. El verano anterior había fallecido mi padre. Sus últimos años, las circunstancias en las que murió y toda las mierdas de la herencia hicieron que me negara a llorar por él porque ya lo había hecho suficiente estando en vida, hasta ese día después de la sesión en la que al fin lo hice y empezó mi recuperación porque los lutos son inevitables aunque sean en forma de contractura. De mi experiencia lo más triste fue comprobar que a pesar de estar inválida y todo el día severamente adolorida, nadie le daba ninguna importancia, sólo era una contractura, un simple dolor muscular, algo de lo que nadie se muere ni por lo que se va a un hospital pero que a mi me provocaba lágrimas como puños. Sinceramente espero que esto no te pase a ti. Un beso muy grande

Monica desde el ipad sin acentos dijo...

Te imagino el dia que naciste, como en los cuentos, con tu hada madrina diciendo : le concedo el don de escribir como los 'angeles, pero a cambio ,cuando crezca , no ir'a en condiciones a ninguna comuni'on. Vaya tela. A ver si te hacen efecto pronto las inyecciones.

geli dijo...

jejeje, que bueno Mónica, es que Mamen ve llegar el día de una Primera Comunión y ya empieza a decidir, ¿Me destrozo el pie, o esta vez para que haya novedad, me destrozo la espalda?. ¡Y eso que no he querido darle ni la invitación para no provocarla!.

Mamen O. dijo...

Hola Trece, guapa, te contesto a ti porque a las dos graciosillas que me recuerdan que cada vez que tengo un evento me pasa algo, a esas ni agua. Pero es que es verdad. El año pasado hizo la Comunión mi hijo y unos días antes tuve una tendinitis en el tobillo que me mandó cojeando al evento. Ahora es la de mi sobrina y ya me ves que parece que me están empujando con una mano gigante la cabeza hacia abajo.
La verdad es que tengo todas las papeletas para que me pase. Primero porque soy nerviosa con lo cual, cualquier contratiempo me influye y en segundo lugar porque tuve una fractura de vértebra que hace que de vez en cuando me de ésto de esta forma tan brutal. Creo que con el tratamiento me mejoraré, o eso espero que si no me pierdo el baile...je,je.
Y a vosotras dos, simpaticonas, no invitarme más a nada, ni a café...ja,ja

MIMIL dijo...

Mi niñaaaa espero que te pongas buena muy pronto... A mi me operan el 11 y me dice una amiga ayer... No seas tonta y operate no vaya a ser que luego no entre por la seguridad social y la tengas que pagar... Xdxdxdx muackkkk

Mamen O. dijo...

Gracias Marta y oye, haz caso a tu amiga que creo que tiene toda la razón. Han empezado por los inmigrantes y al final, ya verás como a todos nos ven una pega para seguir siendo /11. (Digo lo de la barra porque todos los números de la seguridad social empiezan así y yo tengo una conocida que cuando se refería a alguien con mucha tontería, muy "estirado" siempre decía: vamos, qué se creerá éste si al final es igual que yo: barra 11...)je,je

Encarni dijo...

Hola Mamen, espero que vayas notando mejoría con las medicinas y al menos puedas disfrutar de la comunión de tu sobrina. Un beso y cuídate.

Mamen O. dijo...

Gracias Encarni. La verdad es que estoy mejor. Un beso

Silvia- Plumamordaz dijo...

Espero que estés mejorcica. He vivido en mis carnes esas contracturas - también tiendo a echarme las preocupaciones a las cervicales- y son una auténtica castaña.

¡Nos leemos!

Vengatriz

www.abajolasopos.wordpress.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1