lunes, 8 de diciembre de 2014

A veces

A veces la vida se porta bien. Entonces, cuando está de buenas, todos sabemos perfectamente que sólo alguien como ella conoce la manera de hacerte sentir diferente, sólo ella, con el baúl de las sorpresas y la caja de las artimañas, es capaz de situarte en la cima del Universo desconocido, en el lugar fascinante donde confluyen los ríos. 
Es sencillo dejarse llevar, tú lo sabes, pero la voluntad no te acompaña, a pesar de que estás seguro de que la caída libre siempre produce vértigo. Por eso cierras los ojos pensando, mañana será diferente, mañana volveré a ser de nuevo, mientras susurra bajito: dejadme que sueñe.  
Yo para esos momentos he inventado un truco que de momento va bien. Consiste en llenar mis bolsillos de tierra. No sé de dónde saqué la idea ni quien me la sugirió. A veces, incluso me convenzo de que es mía, confundida por la efectividad del resultado conseguido. Es la tierra del lugar donde nací la que sube conmigo al espacio infinito donde me lleva la vida. Es una mezcla de estrato arenoso en la que crece la flora de las marismas que rodean mis entornos. Es un trozo de lo que soy el que se viene conmigo al vacío. 
Sé que no es un truco muy original, tal vez hasta os cause risa porque es verdad que tampoco el impulso es tan grande para olvidar las raíces. Pero siempre he pensado que los saltos no pueden medirse tan sólo por la distancia, sino que hay veces que también hay que calificar el ímpetu. Y para eso yo llevo mi tierra en el bolsillo del alma. Así, mientras una mano se estira, empeñada en alcanzar el algodón de azúcar que ofrecen las nubes, la otra se queda guardada en el bolsillo mágico con el que avanzo por el camino, removiendo con las uñas los granos de arena donde reposan mis pies.
No tengo ningún miedo a que el aire remueva mi pelo al regreso de la aventura. No os preocupéis la gente de bien. Sólo me hace falta una bocanada de este aire fresco que hace un rato se me ha colado en la vida. Tenéis que permitirme soñar un ratito. Os prometo que luego, a la vuelta, os cuento.

8 comentarios:

Juan Pan dijo...

Disfruta del momento, Mamen; te lo mereces.
Y no se te olvide sacar la tierra de los bolsillos antes de meter la ropa en la lavadora. Un beso

Mamen Orcero dijo...

Gracias, Juan. Yo soy de disfrutar los momentos.Nunca se sabe lo que vendrá después, pero este baile ya no me lo quita nadie. ¿Tú qué dices?

Recaredo Castillo dijo...

¿Podrían tener tus palabras,forma de poema?

Los bolsillos llenos de tierra
¡qué idea! ¿quién lo diría?
me convenzo de que es mía
la idea de llevar conmigo
algo de mi suelo amigo
en sueño de fantasía.
Nubes de algodón de azúcar
esperan ser alcanzadas
por manos esperanzadas
mas la tierra de mi entorno
esperando mi retorno
tiende sus manos cansadas.

Mamen Orcero dijo...

Pecioso regalo amigo. Yo no tengo tu arte. No me atrevo con la poesía, me parece un género muy difícil y para el que hay que tener muchísimo gusto estético. Por eso te agradezco enormemente que hayas convertido mi idea en cadencia y ritmo. Muchas gracias y bienvenido a tu casa.

Encarni dijo...

Mamen, sigue atesorando estos momentos porque son maravillosos, y sobre todo sigue contándonos como te sientes, anécdotas, etc.
Me ha encantado verte hoy tan guapa y feliz y ocupada atendiendo a tus lectoras y lectores en la librería García Bozano. Me parece hoy se acabaron los ejemplares de tu nueva novela, no?
Qué ganas tengo de sentarme contigo a charlar!! Te prometo que busco el momento pronto y quedamos. Feliz Navidad Mamen!
Para cuándo el villancico de los niños Dalton?
Muchos besos

Mamen Orcero dijo...

Encarni, a mí sí que me gustó verte en la firma. Eres un encanto. Nos sentamos en cuanto tú tengas un rato libre de tus enanillos. Ahora te toca a ti ser la más ocupada, así que tú eliges el día.
En cuanto al villancico, este año el hermano-cuñado Dalton está en plena promoción de disco nuevo y de conciertos, así que el pobre lo ha tenido más difícil. Pero estoy segura de que antes de Navidad lo tendremos y lo dejaré por aquí. Mientras tanto, te deseo Feliz Navidad, desde el corazón.

Tamara VN dijo...

Brindo por nuestra amistad y quiero que sepas que estoy muy feliz de tenerte entre mis amigos bloggeros.

Muchas gracias por un año más a mi lado.

Felices fiestas!

Mamen Orcero dijo...

Muchas gracias Tamara. Felices fiestas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1