jueves, 23 de septiembre de 2010

EL CLUB DE LECTURA

Hace unos días abrí una nueva sección en el blog. Pensé hacerlo de forma discreta, sin darle mucha publicidad, sobre todo por el pudor de que alguien malinterpretara el sentido de la aventura o entendiera que se me “ha ido la olla” con esto del “blogger“, viéndome a mí misma como crítica literaria o emuladora a lo cutre de las reuniones del Café Gijón, nada más lejos de lo que mi vergüenza y mis dos dedos de frente me permiten.
Pero luego he estado madurando la idea y creo que la intención y la ocurrencia merecen una entradita aparte para informar a los colegas de charla de lo que se cuece en el horno de esta tertulia.
Ya una vez hablé de unas amigas que tengo con las que aprendí a soñar. Con ellas conservo la sana costumbre de reunirme cada cierto tiempo para comentar sobre lo divino y lo humano, para respirar aliviada porque sus hijos son igual de petardos que los míos o para hacer un repaso, así como por encima, de los cotilleos que hemos conseguido anotar mentalmente en el interludio de nuestras reuniones con esa sonrisa pícara del ¡ay cuando se lo cuente a las niñas! (¿las niñas mamá? que dice con sorna la hija de alguien del grupo.)
Pues bien, en la última de nuestras conversaciones a una de ellas se le ocurrió una idea. Se trata de hacer algo así, a nuestro modo, como un club de lectura. Se ha formalizado una propuesta de libro y en nuestra próxima reunión, en noviembre, todo el mundo tiene que traer la tarea hecha para comentar a nuestro modo la obra. Evidentemente será imposible conseguir algo serio conociendo al personal. Algunas, acostumbradas como están a esos cursos horrendos que sufrimos a veces por trabajo decían así como entre risas: hacemos una tormenta de ideas. Ideas no sé, pero tormenta…de eso no me cabe la menor duda.
El caso es que a mí esto me encanta. Disfruto enormemente con la lectura y a veces echo en falta la posibilidad de comentar con el mundo lo que he sentido. Pero, claro, con la amplitud de oferta literaria que se encuentra hoy en día en cualquier supermercado y lo ajetreado de la vida que llevamos, es difícil coincidir con un amigo que haya leído el mismo libro o que lo haya hecho en un tiempo tan cercano que la memoria alterada por los miles de usos cotidianos que hacemos de ella, nos permita a ambos tener un recuerdo cristalino del argumento.
Luego en casa, dándole mil y una vueltas como siempre con la parte hiperactiva del cerebro que me tiene agotada, se me ocurrió trasladaros la propuesta al blog y haceros partícipe de mis entretenimientos. La idea es tan simple como mágica. He abierto una nueva sección que veréis arriba y pinchando en ella se abren las puertas de un nuevo salón, en este caso abandonamos la salita de estar y os invito a pasar a la biblioteca. Pretendo combinar, ya me las ingeniaré, la tertulia de cafetería con la charla virtual. Todo el mundo puede opinar sobre el libro. No se trata de dar una conferencia ni de asistir a un coloquio con Sánchez Dragó. Se trata de pasar un rato ameno y de poner alas a la imaginación.
Estáis invitados a la inauguración sin copita ni canapés, esa es la pena, pero con la ilusión y las ganas de teneros por allí, incondicionales como siempre. Ya está hecha la primera propuesta de lectura. Más adelante pondremos los plazos para que todo el que quiera comente a la vez y nadie “destripe” a nadie el final de la historia.
Pasaros por “El club de lectura” y bienvenidos al mundo de las hadas.
Ah! por cierto, que a nadie se le olvide: los que no leen porque no quieren o porque no pueden, los que no pretendan suscribirse a la presión del plazo para leer un libro, que sepáis que aquí os estaré esperando como siempre, en la tertulia, empeñada en salvar de la quema estos buenos ratitos en los que una siente de veras la delicia de seguir viviendo.

9 comentarios:

Mamen dijo...

Nadie se apunta a la lectura ¿eh? Ya os cogeré...ja, ja

Anónimo dijo...

Qué arte. Ahora no puedo pero más adelante participaré. Buena idea

Fer dijo...

Hola Mamen, me parece una idea estupenda y original... pero conmigo no cuentes... Me averguenzo de ello, pero desde que acabe la carrera no he logrado terminar ni un solo libro que ha llegado a mis manos... Ya ves. Seguire pasandome a tomar esa tacita de café, no obstante. ;)

Rosario dijo...

Cuenta conmigo. Me he bajado el libro de internet y no puedo dejar de leer, es impresionante, me ha enganchado totalmente. Si tenéis oportunidad leedlo es buenísimo.

Mamen dijo...

Fer, muchas gracias por tu valentía. Decir que no lees en ciertos círculos pseudoculturales es hoy en día como decir que te gustaron Los Pecos o que te encanta la voz que tenía Rocío Jurado, un autoexilio. Por eso me gusta que la gente sea como es, oye si a tí no te gusta leer o no tienes tiempo pues ya está, afortunadamente hoy en día hay muchísimos más canales para la cultura.
A Charito le está gustando el libro eh? Pues me alegro. Yo voy por el capítulo 3.

JCR dijo...

Mamen me encantaría apuntarme pero mi tiempo es muy escaso, entre el trabajo, los niños y 100.000 historias lo tengo todo ocupado, aunque siempre leo antes de acostarme no podría comprometerme para tenerlo leído.
La idea me parece fenomenal, espero que la gente se enganche y tengas una sección animada.
Un abrazo.

Mamen dijo...

Bueno, de todas maneras algo te llegará de las sesiones JCR, ya te contaremos de qué va el libro.

Anónimo dijo...

hola mis amigos que se dedican a la lectura para acrecentar su profesionalismo cultural felicidades

Mamen O. dijo...

Gracias amigo/a anonimo por tu comentario. Estás invitado/a a seguir la última propuesta, ya sabes "Habitaciones cerradas" de Care Santos.
Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1