domingo, 5 de mayo de 2013

Pepito Grillo

Reconozco abiertamente que no me gustan estos famosos "día de"...Ni el día de la madre, ni el del hijo (si lo hubiera), ni por supuesto ese de los enamorados que me da dentera sólo de recordarlo. Tengo la impresión de que todos los días dedicados a alguien, no son más que una intención de compra de algún producto absurdo, teledirigida por radio-comando desde la oficina central de El Corte Inglés, y enviada vía satélite a través de ese aparato lava-cerebros que todos tenemos en el salón. Por eso me resisto a ponerme tierna y dedicar un poema a mi madre en un día como hoy, simplemente porque hay algo dentro de mí que me dice que detrás de todas las poesías y las frases de amor maternal, hay un "tío"  contando monedas y haciendo caja con nuestros sentimientos.
Mi madre sabe que la quiero cuando la llamo gordita, cuando me río con sus ocurrencias, cuando la beso al llegar a casa. Y eso lo hago, igual que estoy segura que lo hacéis vosotros, con independencia de que el día esté o no marcado en el calendario y sin tener en cuenta que hay que cumplir con un regalo. Entonces, cual es la razón de este dispendio de sentimientos maternales si no otra que la económica.
Yo que también soy mamá, estoy intentando que mis hijos entiendan la idea. Huyo del concepto de madre que nos envían por antena, esas perfectas que nos presentan los anuncios colocando papel higiénico con ositos en el baño o embarrándose en crema para que la piel no pierda nunca la tersura. Odio profundamente que el reflejo de la maternidad sean aquella que dice que "mata" por su retoño o la Campos y su Terelu, interpretando el papel de amor filial perfecto. Ahora, eso sí, tengo que decirlo, sólo hay un tópico no cumplido, un deseo que hasta hoy he llevado oculto: me muero por poder subirme un día a un escenario y repetir esa frase mítica que quedó para siempre grabada en mi conciencia: "Majestad, ante todo soy madre".
Además hay algo que me duele, y ahora sí me pongo seria. Hay muchos casos trágicos en los que siempre pienso cuando llega un día como este. ¿Cuántos niños hay que han perdido a su madre? ¿Cómo haces para decirle a un chiquillo que él no va a poder entregarle a nadie el marquito de fotos que ha hecho con macarrones en el cole? ¿De verdad es justo que haya que hacerle a alguien pasar por eso en pro del consumo y de las ventas?
Llevo desde ayer viendo en facebook frases de amor que alguna amiga deja a su madre que ya no está. Lo entiendo, las comprendo y me enternece el alma porque sé la tristeza que el mensaje conlleva. Pero me revuelve por dentro el hecho de que se invente un día que no hace más que hurgar y echar sal en las heridas. Y creo sinceramente que bastante dura es ya la vida para inventar un día especial que nos recuerde la muerte.
Siento actuar hoy de Pepito Grillo, aquel personaje de cuento que cuestionaba las opiniones y despertaba la conciencia pero la sinceridad me puede. Siento ser la voz de la discordia, pero así es una...Qué se le va a hacer...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues si me invitas a un café, me lo tomo gustoso. Y así, entre sorbo y sorbo, solo puedo decirte que tienes toda la razón del mundo. Yo los llamo "los dias del Corte Ingles", como tu tambien has dejado caer en alguna linea.

Y ahora, cambiando de tercio, tengo que decirte que, despues de muchos años de no leer un p..... libro, estoy leyendo el tuyo, si, si, "A la Sombra de los Tamarindos", ya que Elena me lo ha puesto por las nubes.
Y tengo que reconocer que engancha.
Enhorabuena y que tengas muchos exitos.
JuJoRoLe.

Mamen dijo...

Hola Juan.
No sabes la alegría que me das. Que estés leyendo mi libro es una de esas historias por las que merece la pena escribir. Pues, entrena, que esto no acaba aquí...ja,ja

JUAN dijo...

Tienes toda la razón , Mamen. No sé si quedan días libres en el calendario para celebrar: que si el Día del padre, de la madre, de los enamorados, del hijo, del tullido, del sano, del estudiante, cumpleaños, regalos de bodas, comuniones, bautizos, Los Reyes, Noel.... Uno lo piensa y cae en la cuenta de que gran parte de su paga va para el Corte Inglés. Un beso

Mamen dijo...

Yo comprendo que los dueños de los negocios tienen que comer y que estos días aumenta el consumo, pero al final, siempre ganan los mismos, las grandes superficies a cuyos dueños no les tiembla el pulso cuando despiden ala gente por ganar menos de lo que esperaban.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1