lunes, 20 de febrero de 2012

CRIADAS Y SEÑORAS

Como os anunciaba el fin de semana, hace unos días hubo reunión del club.
Reconozco que esta vez no estaba yo muy segura de si la lectura propuesta iba a ser de mi agrado. Habíamos quedado en leer Criadas y Señoras de Kathryn Stockett, título que a muchos os sonará además del libro porque hace poco ha salido la película.
No es que el tema no me pareciera a priori interesante, pero como apuntaba en un comentario Juan, esto del racismo en los EEUU es un asunto muy manido y tratado hasta la saciedad. A ello tengo que añadir que no puedo evitar que me moleste el hecho de que debido a tantos años de cine y televisión importados, ha llegado un momento en que para cualquiera es fácil rememorar episodios enteros de las hazañas del general Custer o el momento doloroso de la muerte de JFK, mientras que se nos hace casi imposible recordar cualquier episodio de los que se nutre la historia escrita en la piel de toro de este país que nos habita.
Pero sí que es verdad que a medida que leía, el argumento me fue cautivando. Es fácil, como decían mis amigas, hacerte cómplice de ese grupo de mujeres de acero que protagonizan el libro; y es difícil, muy difícil, imaginar cómo debió ser vivir ese ambiente cargado de odio, marginación y miserias muy cerca ya de los 70.
Esa tarde, a través de los ojos del libro tuvimos tiempo de mirarnos al interior y observar, desde un lugar en lo alto de la colina, cuánto hay de hipócrita en nuestra forma de tratar el tema, e intentamos descubrir desde la valentía qué trozo de viga llevamos pegado al ojo, mientras contemplamos la paja en el del vecino.
Al final, después de un debate mojado en zumo de naranja y café, mis amigas y yo llegamos a la conclusión de que hay distintas formas de racismo:
Aquí, en España, o al menos en el sur que vivimos, hay un tipo al que yo llamaría "culturalismo". Según esa forma de entender el mundo, lo que la gente teme no es al color de la piel ni al moreno de la tez, se teme al que tiene una cultura o unas costumbres diferentes. Da igual del material que esté construido el alma del vecino si este se comporta como tú. Todos somos iguales mientras se comparta horarios, hábitos de higiene y puntualidad en los pagos de la cuota de la comunidad. Tengo que decir que quizás este tipo de racismo sea el más entendible porque de alguna manera es recíproco. 
En cambio lo de EEUU no tiene nombre desde el momento en que toda la barbarie estaba apoyada y fundamentada en la misma ley, que obligaba con sentencias judiciales a que una persona negra no pudiera subir a un autobús de blancos.
De todas formas, últimamente estoy muy preocupada. Y es que mientras las cosas van bien, mientras el chico negro sea inmensamente rico o tremendamente pobre y venga a vendernos collares y bolsos, es fácil no ser racistas. Incluso aplicamos sobre estos últimos la discriminación positiva y nos sentimos geniales comprándoles pulseritas o regalando una manta para el frío de la llegada en patera.
Pero ahora, cuando los tiempos son malos y la gente joven necesita trabajar en puestos que están ocupados por el color del hambre y la pobreza, ahora se clama al desierto y se vocea a los cuatro vientos que España debe ser para los españoles. Ese movimiento es muy peligroso y me remueve por dentro. Supongo que será deformación profesional porque es la historia a lo largo del tiempo la que se ha encargado de demostrar que cuando el hambre aprieta eso de que los últimos serán los primeros no es verdad, y que los últimos...por desgracia, esos siempre van detrás.
Ojalá me equivoque.


27 comentarios:

Tatty dijo...

Tengo este libro en mi lista de pendientes desde hace una eternidad, he visto tan buenas opiniones que estoy deseando leerlo pero nunca encuentro un hueco
besos

MIMIL dijo...

Hola Manen estoy aquí mas alegre porque ya somos amigas virtuales... Jijiji... Racismo? Pues en España hay muchísimo... Mira una vez escribí no se donde lo siguiente... Yo no soy racista pero sin darme cuenta en mi trabajo lo soy a veces... Sin querer cuando entra una familia o alguien de distinta raza sobre todo si son negros como que intento tratarles mejor... Porque me dan pena...y sabes a veces me quedo hasta cortada cuando de repente me sacan la visa oro jijiji y encima ni les pido el carnet porque me dan pena que piensen que desconfió de ellos xdxdxd... Muy buena entrada que hace pensar que realmente deberíamos ser mas solidarios... Muackkkk

Lola velasco dijo...

Estoy contigo en que España no es muy racista en cuanto a color de piel, sino en cuanto a costumbres diferentes.
Un gusto andar por tu blog
¡Saludos!

Mamen O. dijo...

Hola a todas.
Gracias Tatty y Lola por pasaros por aquí. La verdad es que os recomiendo el libro si queréis leerlo porque es bonito. A mí me enganchó porque es un tema muy complicado del que se pueden sacar muchas lecturas.
En cuanto a Marta, es que tengo que reírme contigo se hable de lo que se hable, eso de que te da apuro pedir el carnet a un cliente si es negro porque van a pensar que desconfías de él, es que es...llevo un buen rato riéndome...ja,ja.
Pero es verdad que muchas veces hacemos eso que se llama discriminación positiva que aunque es menos dañina y se hace con buena intención es discriminación también e incluso rozamos lo "insultante".
Mis vecinos son una pareja mayor a los que cuida una chica africana. El otro día la vi con una chaquetita vaquera muy finita, con la capucha subida y hacía muchísimo frío. No pude evitar que me diera lástima porque es muy joven y supongo que me sentí un poco madre con ella. Mi hija, como todas las niñas,tiene por lo menos 3 chaquetas que no se pone (ya no le gusta el rosa o cualquier pamplina de esas)y le dije: María, vamos a darle una a la chiquilla.
Mi hija me dijo: mamá, eso es insultarla, ya porque es negra supones que no tiene dinero para comprarse una chaqueta.
La verdad es que llevaba razón. La muchacha se puede sentir insultada. Ella está trabajando no mendigando como dice mi hija.
Es difícil ¿verdad? Yo lo hubiera hecho de corazón, pero es verdad que la situación tenía un toque de racismo. Si al menos la conociera un poco más, hubiera hablado más veces con ella...pero así en frío, no me atreví.
¿Qué hubierais hecho vosotros?

Silvia- Plumamordaz dijo...

Creo que todos tenemos inculcado hasta cierto punto un racismo/clasismo. Hay que educar mucho a nuestros niños y nosotros tenemos que vigilarnos,ser sinceros con nosotros mismos e intentar controlar nuestra conducta todo lo que podamos.

Por cierto, impactante el vídeo de tu entrada anterior,lo he estado difundiendo porque debe ser visto

Me ha encantado tu espacio. Ahora te agrego a mi lista de blog amigos.¡Un besote!

Silvia-Vengatriz

www.abajolasopos.wordpress.co

Silvia- Plumamordaz dijo...

PD: De la situación que describes te digo... tu hija tiene toda la razón, esa chica trabaja, no mendiga, y ni dudes de que eso la ofendería. Otra cosa sería que ella, en confianza, MUCHA confianza, te dijera que pasa necesidad y te la pidiera o te diera a entender de algún modo que la necesita.

www.abajolaopos.wordpress.com

[No es por hacerme propaganda, wordpress no me deja firmar, snif]

primu dijo...

Vuelvo despues de un largo periodo enfermo y sin ganas de mirarme a la cara y mucho menos de "interné". Periodo digno de una entradita en la sección de sucesos del Diario de Cádiz. Muy bueno todo lo que he visto en todo lo atrasado que he leido, si ésto tuviera un "me gusta" de esos, se lo pondría al comentario de Pedro HM en la entrada del día de los enamorados y un "no me gusta" en el comentario de la Anónima esa que te llama cuñá y regala a su marido (osease yo), peluches de huevo kinder donde pone "te regalo ésto porque te quiero un huevo", para colgarlo con una especie de chupona que hay que chupar cada dos por tres para que se quede pegá en el cristal del coche, y todavía tiene "los huevos" de decir que ella sigue siendo muy romántica y detallista en éstas fechas y que yo he dejado de serlo...en fín, lo dejo ahí.

Guisadora Duncan dijo...

Hola a todos! Es la primera vez que participo en vuestro grupo, y encantada :)
Creo que lo del racismo en EEUU es natural, allí han vivido con muchas razas diferentes siempre. Todo lo que suponga despreciar a otras personas por su raza, cultura o extracción social, es absurdo.
Me gustó especialmente, el lenguaje que emplea la autora y la traducción al español, muy buena.
Besitos

Mamen O. dijo...

Veo que se me acumula el trabajo...qué ilusión.
A Silvia y Guisadora, decirles sobre todo eso de "gracias por venir". Aquí estaremos esperando vuestras opiniones. Me alegro de que os haya interesado la entrada en la que como veis, al final sólo se habla veladamente del libro, no hace falta haberlo leído porque todos tenemos experiencias e historias que contar.
En cuanto a lo que dice Guisadora, fíjate que yo pensaba que eso de convivir con muchas culturas debería de hacer un efecto contrario, debería hacerte más abierto, más amigable. De hecho siempre he pensado que Cádiz (soy de por aquí) tiene esa característica de ciudad abierta y todo eso por la mezcla de cultura que ha tenido siempre, pero es verdad que es muy difícil saber donde y por qué comienzan los conflictos.
A ti primu (hermano del alma) qué te voy a decir, creo que tendré que hacer una entrada sólo para que cuentes tus anécdotas del resfriado porque hasta en eso eres único. Y no te metas con mi cuñada que ella siempre ha sido una romántica. Ja,ja

JUAN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JUAN dijo...

Esto del racismo es complicado, y lo que uno dice de buena fe puede ser mal interpretado, incluso ser motivo para ser denunciado.
Creo que muchas veces se llama erróneamente racismo a lo que en realidad sólo es una actitud ante la injusticia. A ver si se me asientan las neuronas para poder explicarlo:
Para mí sería racismo no consentir una relación amorosa, ni mucho menos una boda, de mi hija con un chico porque éste sea negro; no llevar a mis hijos al colegio porque en la misma clase hay negros o árabes; no entrar en locales donde admitan negros o moros. No subirme en el autobús donde van negros (el hacer eso me causó un problema con la policía en Johannesburgo); discriminar a los alumnos de mi clase, o a los obreros por su color , etc...
Lo que no entiendo que sea racismo es protestar porque a unos trabajadores lo pongan en la calle para contratar a personas por menos dinero, sean negros, amarillos o aceitunados. Que traigan personas de otros países para ocupar puestos de trabajo habiendo gente parada en España para mí es una injusticia, y el protestar por ello no es racismo sino clamar por justicia.
Una cosa es que un país tenga tantos proyectos de trabajo en marcha que no encuentre suficiente mano de obra y se vea abocado a contratar emigrantes en origen, como Alemania, Holanda y Francia en los años 60, que dieron trabajo a casi un millón de españoles sin que hubiera desempleo local, y otra distinta es dejar parados a los pocos que trabajan para ganar más dinero importando mano de obra barata, como es el caso de España. Cientos de miles de camareros, peones, mecánicos, administrativos, recepcionistas médicos y enfermeros están en el paro y buscan trabajo, mientras que esos puestos son ocupados por extranjeros.
El Gobierno alega que nosotros también fuimos emigrantes y debemos entender la inmigración; pero no es lo mismo: Yo estuve 8 años en Francia y cada año debía demostrar que tenía trabajo mostrando mi contrato en vigor y el permiso del Ministerio del Interior para residir en Francia. Si me detenía la policía por la calle debía llevar siempre mis documentos en regla, y si no tenía trabajo me daban tres meses de plazo a contar desde el último contrato para abandonar el país. No sucede lo mismo en España. Y comentar eso no es racismo, es una realidad. Y pedir que los puestos de trabajo sean para los españoles antes de llamar a los extranjeros no es racismo es justicia.
Jordi Pujol dijo que Catalunya necesitaba 50 mil emigrantes nuevos cada año, mientras que se apuntaban cada vez más jornaleros españoles y catalanes al paro.
Y es que al jornalero español que cortaba naranjas en la Comunidad Valenciana se le pagaba en los años 80 cinco mil pesetas por cinco horas de jornada, y a los extranjeros se les abonada lo mismo por trabajar de sol a sol.
En la misma época en El Puerto habían centenares de mujeres que hacían la limpieza en los chalest de Vistahermosa por 800 y 1000 pesetas la hora. Ahora, diez años después, tengo entendido que las extranjeras que las han reemplazado cobran la mitad.
Mi hija, a principios de 2000, cuando estudiaba en la universidad, iba por las noches a un chalet para hacer de canguro de unos niños durante tres horas, al año siguiente la reemplazaron por una chica hispana porque según le dijo la señora:”Por el mismo precio la chica trabaja todo el día en la casa y cuida y duerme de noche con mi hijita”.

Y declarar que en ciertas zonas urbanas ha aumentado la delincuencia desde que se han instalado extranjeros no es racismo, es constatar una realidad. En fin, Mamen, que es complicado esto de ver el limite que separa una cosa de la otra. Estoy harto de ver lo bien que se lo pasan bebiendo juntos los compañeros de trabajo aunque sean de diferentes nacionalidades, lo que prueba que no son racistas; pero cuando se sabe que uno de ellos trabaja en el puesto de otro, la cosa cambia.
Un beso, Mamen, y perdona por todo.

Mamen O. dijo...

Juan, he visto en "últimos comentarios" que habías escrito algo, pero en los comentarios dice: suprimido por el autor. ¿Lo has suprimido por algo o es un error de blogger? Si quieres puedo intentar recuperar el comentario a través de blogger. Me da pena no leerte que siempre me gusta saber tu opinión. Un saludo.

JUAN dijo...

Hola, Mamen: el comentario suprimido figura aquí, pero luego lo puse de nuevo una vez corregido, y salió publicado. Pero al cabo de dos o tres horas volví a mirar esperando una respuesta ya que era muy largo y polémico y ya no estaba. Pensé que no te había gustado que abusara de tu espacio y lo habías eliminado.

Mamen O. dijo...

Juan...por Dios...cómo voy a eliminar un comentario tuyo por muy polémico que sea. Siempre te acercas a este espacio con una educación y una tolerancia increíble. Menos mal que en el top ese de comentaristas aparecía sólo tu nombre pero el comentario no y así me di cuenta que eso que decía suprimido por el autor era tuyo. Ahora mismo busco en blogguer porque creo que en la sesión "comentarios" del blog estará y lo pongo inmediatamente. Antes de leerlo ya te digo que si es polémico, mejor, así abrimos el debate. Un beso.

Manolo dijo...

Delicado tema. Estoy de acuerdo contigo en lo del "culturalismo" más que en racismo. Quizás, también, todo ello lleve implícita una buena dosis de egoismo: "Lo que hay en España es de los españoles". Creo que la persona que piensa en los demás no le importa raza, sexo ni cultura y se comportará igual con cualquiera.

Mamen dijo...

Juan, aquí está, no tengo ni idea de por qué se había ido a la bandeja Spam. Sólo he tenido que marcarlo y poner "no es spam" y ha salido en su sitio.
He estado leyendo tu comentario y la polémica de la que hablas es tu opinión y yo la entiendo perfectamente. La culpa de eso que tú dices la tiene evidentemente una administración que no ha tenido control ninguno sobre la gente que entraba en España. Además cuando te tocan la economía, tus recursos, como yo decía las cosas se ven de otra manera. En mi caso, puedo contarte que Grecia, fíjate, a la que ahora vamos a darle un montón de millones de euros (15.000 creo) para su segundo rescate, está hundiendo a la Empresa donde trabaja mi marido. Trabaja en una piscifactoría que ya ha hecho dos ERES porque los griegos se han hecho con el mercado de la dorada debido a esa mano de obra tirada de precio. Y ahora resulta que del dinero de mis impuestos van a ayudar a que ese país a mí concretamente me siga hundiendo. Entiendo que "ir al rescate" es lo justo, además sabiendo que igual mañana somos nosotros, pero la cosa tiene telita...por eso te entiendo perfectamente.
Cuando yo hablo de mis miedos, me refiero a que cuando la gente empieza a manifestarse y a movilizarse contra los inmigrantes, se produce un ambiente de crispación que a mí me recuerda mucho a los ambientes de preguerra, en los que se cometían verdaderas barbaridades en nombre de la patria. Y se oye hablar cada vez más de grupos violentos, de gente muy desesperada. Pero, ¿qué haces con esas personas a las que permitimos venir, a las que dimos los trabajos que no queríamos...? Es muy complicado, aunque como dices quizás no es racismo es simple y llanamente crisis, necesidad, supervivencia.
Ah! y nada de perdona, a mi lo que me gusta es que me llevéis la contraria que si no me aburro...ja,ja

Mamen dijo...

Aprovecho lo que ha pasado con Juan para deciros que si alguna vez vuestro comentario no ha salido o veis el de alguien que pone suprimido por el autor, quiero que sepáis que jamás he borrado ningún comentario, que son problemas de blogguer que tiene una bandeja spam (yo no sabía ni que eso existía) donde manda comentarios no sé por qué. Hoy me he encontrado, junto al de Juan, un montón en inglés donde me ofrecían diversos productos, entre ellos viagra (yo me parto) y otras cosas que mi inglés macarrónico no me ha dejado leer. Je,je...

JUAN dijo...

Mamen:¡No sabes cuánto me alegro de que haya sido Bloguer y no que te haya molestado mi comentario!Marcho ahora mismo a la iglesia de al lado a rezar veinte padrenuestros por haber pensado mal.
Pero antes te ruego me informes sobre eso de la bandeja de spam pues me ha sucedido lo mismo con todos los blogs que he comentado: no salen mis comentarios, o mejor dicho: salen durante un tiempo y luego desaparecen.Tal vez deba yo cambair algo de la configuración, pero no sé qué es.Gracias. Un abrazo

Mamen O. dijo...

Pues mira Juan, cuando yo accedo a los interiores del blog, donde están esas pestañitas para modificar el diseño, crear una nueva entrada, etc, hay una que pone "Comentarios". En ella encontrarás a su vez dos pestañitas, una con todos los comentarios que hayas recibido en el blog y otra que se llama spam que por lo visto es donde blogguer manda los comentarios que por lo que sea considera que son de publicidad, mandados por un ordenador en vez de por un humano, etc. Lo que siento no poder decirte es la razón de que haya considerado así tu comentario. A ver si algún amigo más puesto te da una solución.
Perdona por las molestias y no reces, por lo que más quieras, después de lo que has luchado para que tus niños no dieran religión en el colegio...ja,ja,ja.

ENCARNI dijo...

Hola Mamen, no me he leído el libro ni he visto la película pero después de tu entrada me ha picado la curiosidad y en cuanto pueda lo haré. Estoy contigo en que más que racismo aquí hay clasismo. No se suele actuar igual si la compañera de colegio de tu hija es una gitana que vende en el piojito que si esa gitana es la nieta de Lola Flores, por ejemplo.
Respecto a la anécdota de la chica que cuida a tus vecinos, te diré que tu hija lleva razón. Este verano estaba en una terracita cenando y llegó un hombre de color vendiendo lo típico que suelen vender. Nadie tenía intención de comprar ningún reloj ni pulsera y me dio no sé qué y le quise dar un euro y se molestó muchísimo, me dijo que no pedía limosna, que ése era su trabajo y no estaba mendigando nada, que pagaba sus impuestos, etc, etc. Me hizo sentir muy mal, aceptó mis disculpas y se fue relatando no sé qué cosas más muy enfadado. Mi intención no fue ofenderlo.
En cuanto al comentario de Juan y a los bajos salarios que aceptan los inmigrantes perjudicando así a los autóctonos, es una situación que me ha recordado mucho a un gran libro que leí hace poco, Las uvas de la ira, de John
Steinbeck, ambientado en la crisis de los años 30 en Estados Unidos y cuenta la odisea de muchas familias que emigran de Oklahoma a California en busca de mejores condiciones de vida... Lo cierto es que a pesar de estar enmarcado en otro continente y en otro siglo, es un libro atemporal porque vuelve a pasar lo mismo ahora con todos los inmigrantes.
Un saludo a todos los contertulios.

Manolo dijo...

No tengo blog pero he visto una respuesta que da un usuario a otro que le ocurre lo del spam. Parece ser que tiene algo que ver con los requisitos de seguridad. Espero que os sirva de ayuda. Ésto es lo que dice:
A mí me pasa lo mismo: dejo un comentario en cualquier blog y al rato desaparece. Tras escribirle un MSN, una amiga me dijo que lo encontró en la bandeja de spam. No sé qué hacer, esto sucede desde que eliminé en la configuración el requisito de seguridad para que me comenten sin tener que descifrar letras y códigos raros, ya que eso ocupa el doble de tiempo y la gente no comentaba.

JUAN dijo...

Manolo,muchas gracias por el aviso. Esa respuesta la he puesto yo después de leer el mensaje de Mamen con mi seudónimo de Lincelucero. He entrado en la ventanita donde dice Spam y me he encontrado con varios comentarios en diversos idiomas, y cuatro comentarios en castellano a mis entradas que yo no había leído.Hoy he puesto una docena de comentarios en diversos blogs amigos y en algunos de ellos ha desaparecido al cabo de un tiempo. No sé lo que está pasando en Bloguer. He puesto un aviso en mi blog para que mis visitantes miren en su nbandeja de Spam a ver si encuentran algunos comentarios míos. Saludos.

Manolo dijo...

Jajajaja... Te quería ayudar con tu misma respuesta. Al final va a resultar que Internet, cómo el mundo, es un pañuelo.
En fin, si encuentro algo que te pueda servir te lo haré saber. (Espero que no tengas más seudónimos)

JUAN dijo...

Pues sí, Manolo, tengo otros. Te explico: Hasta hace dos años participaba en tres foros literarios y usaba el seudónimo de "juanpang", por eso en esos sitios aún se encuentran textos presentados por ese usuario.
Además, tengo un blog (http://comeletras-elsa.blogspot.com) donde comento mis viajes, con muchas fotos, y cuando lo inauguré tenía problemas con mi correo Yahoo y usaba el de Hotmail, que es lincelucero2005@
Y ayer estaba mirando fotos en ese blog cuando comenté la pregunta sobre los spams y por eso salió ese seudónimos en vez de mi nombre, que es el uso habitualmente. Gracias por tu ayuda.Saludos.

JUAN dijo...

Mamen, perdona que con este embrollo se haya desviado el tema de tu entrada, que era sobre la novela "Criadas y señoras".
Como te dije anteriormente, yo no he leído el libro, pero he visto la película.Es una excelente película y muy bien interpretada por todos sus actores.Lo que dije es que es un tema muy repetido.Ya no hay mucho que inventar: todos los temas están tratados y en algunos casos sobre explotados, y el de esta película ya lo han presentado desde diferentes ángulos.
Lo que me defraudó fue el final: parece ser que para Hollywood tras luchar defendiendo los intereses de los nativos, sean negros o indios, siempre hay que dejar claro que el hombre blanco es superior. Y en esta ocasión vemos como los mismas criadas se humillan y en vez de pedirle a la escritora que continúe con ellas la lucha, le dicen "Vayase a disfrutar de la buena vida,usted se lo merece". ¿Qué pasa, que ellas no se merecen disfrutar de una buena vida y prefieren quedarse solas sufriendo las consecuencias del odio provocado por el libro publicado por la Señora?
Creo que si ella se hubiera quedado continuando su obra para que las mujeres negras fuesen tratadas como personas y no como esclavas o animales la película hubiera ido más allá, lanzando un mensaje directo al corazón de EE.UU sobre los derechos humanos, pues me consta que en algunos estados aún se vive el racismo en toda su crudeza. En 1980, un amigo y yo nos subimos a un autobús en Johannesburgo y nos sentamos al fondo, como siempre hacíamos en España. Eran unos asientos de madera sucia. Enseguida se hizo un hueco alrededor: mujeres y hombres negros se levantaron y nos miraban como a bichos raros.Nos llamó la atención de que sólo viajaban negros.(Claro, los blancos no viajaban en bus,usaban sus lujosos automóviles de importación americana) El autobús se detuvo y el conductor nos señaló que nos sentasemos en el compartimiento delantero, reservado a blancos,con asientos cómodos y forrados, si no queríamos tener problemas con la policía.Efectivamente, al bajarnos en la parada frente al hotel la policía nos pidió la documentación con gestos amenzadores.No entendían que no hubiesemos cogido un taxi en vez del bus.

Mamen O. dijo...

Me encantan los embrollos, Juan, es el alimento de una tertulia, ja,ja.
En cuanto a lo del libro yo estaba totalmente de acuerdo contigo, de hecho lo comenté en mi café. No me parecía lógico que al final la blanca-buena se quitara de enmedio, pero una de mis amigas me convenció con su argumento porque decía que la novela hubiera sido muchísimo menos creíble si acaba de otra forma.

María dijo...

¡Menuda polémica hay con el tema!
Pues yo me quedo con la cosa fílmica, que me ha gustado mucho y con las brillantes actuaciones de las mujeres, sean del color que sean.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1