martes, 15 de mayo de 2012

BUENO...QUÉ

imagenes para blogger

Bueno, qué ¿cómo estáis?
Cuántas veces hemos usado esta frase para dar paso al inicio de una tarde entre amigos y una charla de café.
Qué diferente la expresión, ¿verdad?, de ese “hola ¿cómo estás?”, que alcanzamos a decir entre dientes cuando vemos a alguien por primera vez, en ese apretón de manos o beso fugaz con el que cumplimos con la norma cortés de saludar al acompañante ocasional-hermana –madre-novio-compañero-de un amigo. (Por favor a todo lo antes expuesto añádase /a, /o según corresponda, que no quiero ser sexista).
Pues así de complicado es nuestro cerebro que es capaz de analizar un tono de voz, una postura hierática o el amago de un gesto para saber que no siempre las mismas palabras llevan incorporada la misma carga emocional o el mismo afecto.
Sé que la norma es de obligatorio cumplimiento y que es de una corrección exquisita el gesto ensayado de levantar la comisura de los labios y extender la mano, para hacer como que realmente nos importa que este o aquel sea “Periquito, el amigo del que te hablé”, mientras asistimos impávidos a su propio gesto de sonrisa sin ganas, cuando escucha de mí una frase pareada, emocionalmente proporcional a la que a él le dedicaron.
Y lo peor es que en el fondo, todo el ensayo es absurdo porque a pesar de lo que exprese verbalmente la máquina de pensar que domina nuestro intelecto, el que rige nuestro mundo que es el corazón, es verdaderamente el que pone o quita calidez al semblante y el que dibuja, sin ninguna duda, la verdadera sonrisa.
Creo que eso es lo que en cierta manera nos pasa últimamente con los políticos. Los vemos estrecharse las manos y hacer como que la vida se mueve sobre una balsa, pero nos llega a través de la piel la sensación de que hay algo que no cuadra y que detrás de la mirada forzada, algo o alguien apagó la chispa de la franqueza necesaria. Y yo que a fuerza de aburrimiento me he vuelto analítica de miradas y de gestos, estoy muy preocupada por el aroma a miedo que desprenden sus sonrisas.
A mí la pregunta que me gusta es ese ¿cómo estáis? Porque esa sale limpia del manantial del corazón. No pasa por filtros ni por depuradoras que a fuerza de frotar nos quitan la sustancia. Brota sin querer desde el jardín donde se siembra el cariño, la amistad, la confianza. Da paso a la charla animada, al apoyo incondicional, al problema resuelto.
Así que aquí estoy hoy. Justo a la hora del café. Esperando que respondáis cada cual a su manera a la pregunta y deseando que todos podáis decirme que bien, que vamos tirando que es la nueva forma que hemos aprendido de explicarle al de enfrente que seguimos de pie, aunque el cuerpo guarde para siempre el recuerdo de las balas recibidas.
Yo por mi parte, lo dicho, tirando, aguantando un calor demencial que se ha instalado en mi tierra e intentando hacer la vida normal de un parado, esa que dicen algunos que es tan fantástica y por la que al parecer los andaluces nos pirramos. Eso sí, en mi caso, lo de “los lunes al sol” voy a dejarlo para cuando el invierno apriete. Ahora, más bien empezaré con los domingos a la sombra, y si es en la playa…mejor que mejor.
Un beso a todos

7 comentarios:

Manolo dijo...

Es cierto que cambia bastante la cosa de cuando conoces a alguien a cuando ya es bastante conocido. Si es conocido, pues ya le preguntas por la familia, por el trabajo, etc. Cuando conoces a alguien por primera vez, no paras de pensar en qué vas a decirle o de qué le puedes hablar (al menos yo). Lo malo es que conozcas a alguien que esté aburrido y te pase cómo dijo un poeta norteamericano, Bert Leston Taylor: Una persona aburrida es alguien que, cuando le preguntas cómo está, va y te lo cuenta.

JUAN dijo...

¡Ja,ja,ja! Simpático el señr Leston Taylor.
El domingo me invitó el vecino de enfrente al cumpleaños de su hermana Nieves, una chica joven,disminuida fisicamente, a la que cada vez que vamos de viaje le traemos un regalo. Creíamos que estaríamos solos ellos y nosotros; pero de pronto se agregaron tres parejas y una joven guapísima vestida con un pantalón de esos que al inclinarse se le ve el canalito del trasero y yo me perdía mirando e intentando comprobar si poseía algo de telekinesis para quitáserlos del todo. Bueno, que desvarío. A lo que íbamos: esa gente mostraba las comisuras de sus labios extendidas en una falsa sonrisa que desaparecía nada más girar la cara. Nos encontrábamos un poco tensos al hallarnos entre desconocidos sin saber de qué hablar: que si el calor, el tiempo... Me pasé casi todo el rato acariciando al cachorro Labrador que traía la de los pantalones vaqueros, que no sé que había encontrado en mí que no me dejaba un momento y se subía a mis rodillas e intentaba lamerme la cara. La dueña me pedía excusas y me sonreía con gesto forzado; yo le decía: no se preocupe, me encantan los perros, pero en mi interior una vocecita gritaba: ¿Por qué no aprendes del cachorro, guapa?
En fin, que como dice Manolo, es muy distinto saludar a desconocidos que a personas con quienes tenemos confianza.
Y aquí etoy con un vaso de café frío y con cubitos de hielo,dispuesto a continuar leyendo el libro que comencé esta mañana:La sombra del granado, de Tariq Ali. Un beso y feliz tarde.

Lola velasco dijo...

Mamen, si no te sale el flan es lógico, no puedes hacer todo bien, escribir lo haces genial.
Besitos guapísima.

Mamen dijo...

Pues no va descaminado el Taylor éste,Manolo, je,je. Yo no sé si es por aburrimiento pero ¿no te ha pasado con alguien que te coge en la parada del autobús o haciendo cola y por eso de pasar el tiempo te da hasta su DNI?
Ahora para mí lo peor son las situaciones como la que cuenta Juan. Cuando estás por obligación en un sitio al que te han invitado y no conoces a nadie...qué apuro. Yo por mi parte siempre acabo buscando una conversación neutra, pero mi marido lo pasa fatal.
Lola, se me estropeó ayer el frigorífico y hasta que no llame hoy no voy a poder hacer el flan. Me he quedado con todos los ingredientes preparados...je,je. Ya te contaré.
Besos a todos

MARTA dijo...

Mamen animo para hacer el flan... Tu puedes peor que yo no lo harás!!! Yo solo decirte que vaya finde vaya cotorreo todo y mas... A mi me da igual conocer que no yo hablo... Tengo una costumbre cuando aprecio a la persona... Y la veo... Solo la doy un beso!!! Así que date por aludida... UN MUACKKKKKK GRANDOTE!!!

Mamen O. dijo...

Gracias Marta. Un beso para ti también.

ENCARNI dijo...

Hola Mamen, a veces me ha pasado lo que a ti, que en el médico o en el tren la persona de al lado me cuenta su vida y yo no sé como actuar. Otra situación incómoda para mí son las bodas en las que te invitan por cumplir y por cumplir voy y en la mesa no conozco a nadie. En general, no suelo hablar mucho en las reuniones, yo también prefiero escuchar, sigo siendo tímida. Y en cuanto a la pregunta de cómo estoy, puede que me pase lo que dice el señor Taylor, así que te diré una frase muy de mi madre: " dentro de lo que cabe estoy bien, gracias".
Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1