jueves, 18 de octubre de 2012

Llamada a larga distancia

¡Ringggg! ¿Ringggg!
-Sí, dígame. (Imagínese en austriaco, pero lo he traducido para facilitar la lectura)
-Mira, ¿eres Felix, pero el Felix ese con apellido tan raro que se ha tirado desde la estratosfera?
-Sí, señora, soy yo...dígame. Supongo que habrá llamado Ud. para felicitarme por la hazaña. Muy bien, pues muchas gracias. Le dejo que estoy muy ocupado atendiendo a los medios de comunicación.
-Pues mira no, no te he llamado para felicitarte. Te he llamado para decirte que me parece que lo que tú has hecho es una tontería, vamos lo que aquí en España llamamos una gilipollez.
»Porque, vamos a ver, guapo, ¿qué es lo que has conseguido tú haciendo lo que has hecho? ¿Has salvado la vida a alguien?, No. ¿Has contribuido a que avance la ciencia? "Pos" yo creo que tampoco, eso sí a no ser que sea útil para el ser humano saber que cayendo de la estratosfera a mil kilómetros por hora los ojos no se te van a salir de la órbita, información muy útil y digna de tener en cuenta cuando vayamos a hacer lo mismo que tú el próximo puente que no tengan colegio los niños.
-Pues mi madre está muy orgullosa de mí- responde Felix un poco achantado.
-¿Orgullosa? ¿orgullosa está tu madre? lo que está es deseando cogerte cuando no haya prensa y de la colleja no te libra ni San Judas Tadeo. Vamos, no me quiero yo imaginar el sofocón de esa mujer cuando te vio allí arriba, metido en esa lavadora y cayendo a lo loco.
»¡Y el dinero que ha costado la gracia! No me caben en la cabeza la cantidad de millones que se han gastado los de Red Bull para darte las alas. No te da vergüenza, con la de criaturitas que hay pasando hambre.
Mira Felix, que no, que esto que tu has hecho es una tontería en mi tierra y supongo que también en la tuya, lo que pasa es que tú te has ido a buscar a los americanos que les gustan mucho esos meneos y ¡venga! "pa" el espacio exterior, como se dice ahora, "sin mieo".
»Pues yo tenía que decírtelo Felix, que estoy muy "enfadá". Que está la vida mu achuchá y hay mucha crisis para gastarse el dinero en cosas que no sirven "pa na".
-Bueno, señora, tengo que dejarla, adiós y gracias por su opinión.
-Adiós Felix, hasta otro día y ...no le des más disgustos a tu madre, la pobre.
Colgó el teléfono y suspiró profundamente. Ella que era mucho de pensar que las cosas hay que decirlas a la cara, volvió a enchufar la plancha y puso más alta la tele para ver el programa de Jorge Javier.
Solamente volvió a pensar en Felix un minuto más, el tiempo justo de atusarse el pelo coqueta mientras pensaba en voz alta:
- ¡Ay por Dios...qué tranquila me he quedao!

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Tú lo habrás escrito de broma pero mi madre dice lo mismo que hay que ver lo que sufriría esa mujer sabiendo que su hijo podía morir. Para gente como mi madre lo que ha hecho es absurdo.
Mar

Marcos dijo...

Eres muy espontanea. Me ha encantado tu relato porque muchos hemos pensado lo mismo. Gracias

JUAN dijo...

Este hombre lleva tirándose de los sitios más altos toda su vida.
Ha servido para confirmar el dicho: "La mala hierba, nunca muere"
Hoy estás rabiosamente inspirada, Mamen. Me ha gustado mucho esta entrada. Un beso

Chari dijo...

Que bueno, todo el mundo esperaba que se espachurrara, parece que hasta nos ha defraudado un poco el chiflado de la escafandra.

Chary Serrano dijo...

Yo creía que si lo conseguía, iba a salir bastante chamuscado, pero una vez más la técnica e ingeniería han diseñado un buen traje para aguantar la fricción y el calor.
De todos modos, hay gente que hace cosas peores y les gusta el peligro

Mamen dijo...

A mí, lo que me llama poderosamente la atención de todo esto es el poder que tiene la televisión y la publicidad. Seguramente si el vecino de tu puerta hiciera algo parecido (dentro de sus posibilidades) y se tirara de la azotea con dos alas de goma, tú misma y el resto del bloque pensaríais que está como una cabra y que batir el record de caída con alas de goma es una idiotez como la copa de un pino. Pero si nos lo revisten de glamour, nos machacan con ello en televisión y hay por medio un contrato millonario...ahí vemos a un héroe, al menos de boquilla porque lo que es de sentimiento yo se que el que más y el que menos piensa que hay que ser tonto para arriesgar la vida de esa manera. En fin, la vida

Jesús Herrera Peña dijo...

Yo iba a entrar a dar mi opinión pero a la vista de las opiniones desgranadas, ¡¡cualquiera da su opinión sincera!! Me correríais a gorrazos ;--))

Siempre que se quiere tirar por tierra algo extraordinario que realiza algún ser humano, solemos recurrir a esa frase tan recurrente y tan demagógica de "¡con la de criaturitas que hay pasando hambre!".

La aventura de Félix Noséque (positiva o negativa) está en el mismo saco que las competiciones olímpicas, el batido de records, los maratones de 42 Km y demás proezas deportivas del bicho humano.
No sé..., no sé..., yo nunca he sido entusiasta de muchas de esas proezas que realiza el bicho humano, pero algo en mi interior me dice que son tan positivas —o estériles— como la de ofrecerse voluntario a unos laboratorios farmacéuticos para el experimento de un nuevo medicamento. (Pongo por ejemplo).

Yo hubiera querido entrar a dar mi opinión sincera —largo y tendido— sobre lo que opinas en tu artículo, Mamen, pero... ¡cualquiera se atreve!

Saludos,

Mamen dijo...

Jesús, de verdad, danos tu opinión sin problemas. El chascarrillo no era más que una entrada en el tema, puesto en boca de un ama de casa que tiene los pies en el suelo y no entiende de nada más que de lo que ve.
Es verdad que yo me identifico con ella porque creo que esta prueba es absurda. Cualquier record de esos en los que alguien decide meterse en una jaula de leones o escalar una pared con una moto, también me lo parecen porque valoro por encima de todo la vida. Por eso me admira que haya gente capaz de darla por otro. Pero a esto se le añade la cantidad de dinero que ha costado y ya es que me pone de los nervios. Esa es mi opinión, que quizás comparte la mitad del Planeta, pero la otra mitad piensa como tú, así que cada uno tiene sus motivos y todos son respetables.
Gracias por comentar, pero de verdad, no te cortes y di lo que quieras. Esto es una tertulia.ja,ja
Un beso.

Jesús Herrera Peña dijo...

Mamen, es un juego de palabras; nada más.
Si observas detenidamente verás que di mi opinión sin tapujos.

He de advertirte (por si no lo has advertido) que a casi todas mis intervenciones las visto con ropajes de jocosidad, buen humor, buen rollo (llámalo como quieras). Eso en cuanto a los comentarios que dejo en blog amigos o de cierta confianza, pero también en muchos de mis artículos por seria que sea la temática que aborde.
«♫...que la peor medicina con azúcar pasará... ♫»
(Eso dicen que cantaba Mary Poppins en la película del mismo nombre).
Eso procuro tenerlo siempre presente. Endulzando las frases se encajan mejor los conceptos, ¿vale?

Un beso,

Lola velasco dijo...

Me he partido de risa, estupenda entrada, además justo lo que pensé yo de la pobre madre y es que cuando lo somos no sabemos más que sufrir.
La he compartido en Google+
Besitos Mª Carmen

Mamen dijo...

Ay Lola, que esto de ser madres nos pone como sensibles ¿verdad? Yo es que ya cada vez que escucho una cosa de estas ya siempre pienso en la pobre madre, sufridora en casa, sin poder hacer nada y aguantando el tirón. Je,je

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1