jueves, 28 de febrero de 2013

Feliz día

Día de Andalucía soleado y brillante. 
Tópicos por doquier y carteles de orgullo de ser andaluz para una tierra a la que dejan morir lentamente. ¡Qué pena!
Futuro de emigración obligada, hectáreas y hectáreas de buena tierra en manos de "uno" y desprestigio nacional en una España que sólo nos quiere para venir de vacaciones a la costa y para llevarse la anécdota  del habla que no se entiende y del marujeo, estereotipo clonado hasta la saciedad en toda serie televisiva que se precie, donde el acento andaluz siempre identifica a la chacha, eso sí, buena gente, que cría los niños y cuida la casa del señorito de la capital, bien hablado y con sus estudios hechos.
Y lo peor de todo, y eso sí que me causa repulsa, es que curiosamente al contrario de lo que ocurre en otros lares, aquí no sólo no protestamos porque sea esa la imagen que se vende, sino que en algunos casos, somos nosotros mismos los que hemos echado leña propia al fuego que encienden otros, haciendo la gracia del arte cuando no viene al caso, o contribuyendo a la vergüenza nacional ensalzando a determinados personajes.
Y ahora que de un tiempo a esta parte, el nombre de Andalucía empezaba a sonar con voz potente en ámbitos de investigación científica y en posicionamientos importantes en el ranking de las Universidades, viene el fantasma de la crisis y sus recortes y nos deja nuevamente fuera del Olimpo de los Dioses, para devolvernos la pandereta y las castañuelas de las que no tenemos forma de deshacernos.
Y oye, que conste que yo no reniego para nada ni de nuestro folklore ni de esa forma especial que tenemos los andaluces de tomarnos la vida, lo que me molesta es que lo utilicen para convertirlos en nuestra única bandera, como si no hubiera en este trozo de tierra más representación ni más inteligencia que la del torero y la tonadillera.
No puedo decir otra cosa, sólo: qué pena. Que pena de tierra preciosa donde las haya que morirá porque nadie ha sabido remediar ni compensar el mal trato que siempre nos dieron, qué tristeza saber de antemano que tenemos el pie puesto en el cuello, precisamente por ser un pueblo dócil, por no dar la lata ni causar problemas. Está visto que el bueno, en esto como en tantas otras cosas, tiene siempre las de perder. A lo mejor, tendríamos que haber salido independentistas, reivindicativos...vamos lo que aquí en Andalucía llamamos "porculeros" y quizá otro gallo andaría ahora alborotando en los gallineros.
Pero es verdad que sólo se puede ser lo que se es y esa es nuestra tragedia pero también nuestra grandeza. Este es un pueblo que a pesar de todo sigue sin rendirse, donde la gente es solidaria y la vida se vive a tragos. Por todo y por encima de todo: Feliz día de Andalucía, paisanos.

7 comentarios:

MARTA dijo...

Muchisimas felicidades, bella, este para mi es mi primer año en Mijas y estoy mas contenta, jiii os adoro, me gusta vuestro caracter, felicidad, todooooooooooooooo, yo no me voy de aqui ni locaaaaaaaaaaaaaaaaaaa jijiji muackkkkkkkkkkkk

Manolo dijo...

Uno de los peores tópicos es el de que Andalucía está muy cerca del tercer mundo. Hay mucha gente que lo piensa y se quedan extrañados cuando descubren ciertas cosas que tenemos aquí y que ellos ni conocen. Protestamos mucho de la Sanidad Pública pero hace poco daban cómo una gran noticia en la TV que en Madrid se iba a empezar a usar una tarjeta sanitaria, cosa que aquí llevamos usando desde hace bastantes años. Y así otras cosas...

Marcos dijo...

Felicidades a todos los andaluces.
El tópico de la pandereta es real. Hace 20 años en un viaje a Suiza en casa de unos amigos de un amigo mutuo, la esposa de la casa, le pidió a la mía, en la intimidad de la cocina después de la cena, si le podía enseñar la navaja que suponía llevaba en la liga.
Quedó un poco decepcionada.

JUAN dijo...

No sé qué decirte, amiga Mamen, pues estoy de acuerdo en casi todo lo que dices.He colgado un texto en face bok y no ha recibido ni un comentario,a pesar de que en el grupo al que suelo entrar acusa una docena de lecturas. La verdad duele, y la gente es cobarde, no quiere señalarse y perder amigos.
Una docena de mis conocidos son funcionarios: profesores, médicos,etc. Ellos celebran el Día de Andalucía y están orgullosos de esta tierra.Para ellos es un día festivo, no trabajan y cobran. Pero yo veo que el pequeño comercio ha abierto sus puertas y mucha gente trabaja: la fiesta no va con ellos porque su trabajo (el que lo tiene)peligra, y los gastos e impuestos de los comercios no pueden permitirse cerrar.Yo creo que en vez de celebrar una fiesta, los políticos andaluces deberían vestirse de luto porque han asesinado con su corruptelas y privilegios el futuro de varias generaciones.Los que tengan edad de trabajar y no emigren a otras tierras vivirán de la limosna para siempre.¿Dónde la dignidad y el orgullo de ser andaluz? Tengo cuatro hijos y el que más cerca está es en Madrid, donde trabaja de ingeniero. Andalucía los prepara pero luego no les da trabajo, y son otras comunidades quienes recogen el fruto de nuestros impuestos y sacrificios. Una pena. Besos y feliz día.

Mamen dijo...

Hola a todos.
Bueno, para mí este día de Andalucía ha sido muy especial. Ha salido a la venta la novela y todavía estoy alucinando. No se me va a olvidar nunca el evento.
Besos

geli dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=GLees5bq2po

Siempre me ha encantado Antonio Banderas, pero en este vido me parece impresionante. Los últimos 10 minutos me los he pasado llorando. Merece la pena verlo.

Arriba Andalucía.

Mamen dijo...

Los últimos diez minutos son muy emotivos, ha sabido hilar muy bien el discurso con la persona a la que iba dedicada esta parte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1