lunes, 11 de febrero de 2013

Por su culpa

Como ya os he dicho en otras ocasiones, desde hace un tiempo casi evito ver los informativos de televisión. Sé que pensaréis que no es propio de mí cerrar los ojos a lo que está pasando y esconder la cabeza debajo del ala. Por eso quiero explicaros que no es que esté ajena a la actualidad, lo que ocurre es que en estas circunstancias, prefiero tener acceso a la noticia escueta, pura y dura como me la transmiten los medios a través de internet, que quedarme con el corazón colgado de esas imágenes repetidas que dan por televisión, de personas siendo arrastradas de sus casas y madres llorando a lágrima viva, viéndose en la calle con los hijos.
Pero hoy he desayunado en una cafetería e inevitablemente la pantalla gigante de la pared me llamaba a gritos. Acostumbrado como estará el artilugio a las reuniones futboleras de los domingos y a la fiesta escandalosa del triunfo de la roja, hacía hoy por llamar la atención de los contertulios con historias de corruptelas que parecen de ciencia ficción y de tragedias familiares con suicidios incluidos.
Viendo las imágenes, mi hermana hacía una reflexión que me ha dejado pensando lo que llevo de mañana. Decía, siendo testigo de la actuación brutal en un caso de desahucio, que ella no entiende por qué la policía, a la que pagamos todos, tiene que ponerse al servicio de una entidad privada, en este caso un Banco, para hacerles de vengadores de deudas y cobradores de morosos. Y creo sinceramente que lleva toda la razón. Si entienden que tan necesaria es en estos casos la fuerza, que contraten a una empresa de seguridad que haga cumplir sus encargos. 
¿Hasta cuándo vamos a estar regalando privilegios a los banqueros? ¿No tienen bastante con el dinero inyectado que nos deja deudores de por vida con Europa? El colmo es que encima tengamos que estar aumentando el número de efectivos de la policía para ayudarles a cometer sus desmanes. 
Desde luego España va mal, de eso no hay duda. Puedo decir que ahora mismo, lo único que mantiene mi esperanza en este país, son esas miles de firmas de personas que ponen su nombre y su apellido para pedir a los gobernantes que paren esta sangría que deja a la gente en la calle, todos esos manifestantes concienciados (los de verdad, no los instigadores de gamberradas) que acuden al centro de las grandes ciudades a perder su tiempo y en muchos casos su integridad física para luchar por una solidaridad que mucha gente todavía no entiende, simplemente porque el dedo del infortunio no les ha señalado.
Reconozco que hubo un tiempo que entendí que los recortes iban a ser necesarios, lo digo con la autoridad moral que me concede el hecho de que  yo misma me quedé sin trabajo. Pero han sido ellos, esos políticos que tenían que haber hecho lo debido para sacarnos de esto, los que me han vuelto rebelde con causa y seguidora de rebeliones perdidas de antemano. 
¿A nadie le importó que la burbuja explotara mientras había jornada  de monederos abiertos? ¿Nadie tuvo la decencia de hablarnos claro y proponer medidas aunque sus siglas bajaran en intención de votos? 
Pues tengo que decirles a todos y cada uno de ellos que son sus palabras y sus sonrisas falsas las que ahora se me revuelven por dentro, y que es por su culpa, y sólo por culpa de ellos, por lo que hace mucho tiempo que dejé de creer en España, que dejé de oír el encantamiento maquiavélico de sus flautas y que protejo el corazón de las imágenes de la tele.

14 comentarios:

Mónica dijo...

Pues sí. Debemos quitarnos el apuro de encima,y reconocer que estamos hastiados, decepcionados, cabreados, cansados de escuchar un día tras otro nuevos casos de corrupción y malas administraciones. Hace tiempo que me pasé yo también al digital, no porque sea mejor. Me siento menos manipulada. Que yo sé que no es así. Simplemente leo lo que quiero, sin mantenerme ajena a la realidad que vivimos todos. Y ahora , encima, lo del Papa. Madre mía, cuando este hombre se quita de en medio.... estará harto de vivir entre tanto angelito, o tanto demonio?

Chari dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Mamen. La Policía en teoría tienen que estar ahí para proteger al pueblo no para maltratarlo y encima en favor de entidades bancarias que concedieron esos préstamos y que ahora se quedan con la vida entera de esas personas.
A mi me pone los pelos de punta ver las imágenes, no parecen nuestros protectores parecen nuestros verdugos.

Marcos dijo...

El cabreo que llevamos todos por lo que está pasando nos hace rebotar ante las injusticias, pero en cuanto a la policia, ella no actua porque se lo mande un banco o un abogado, la policía actúa en los desahucios acompañando al oficial judicial por el mandato de un juez. Que en este caso si es autoridad competente. No tienen otro remedio

Mamen dijo...

Llevas razón, Marcos, pero aun así, hay algo que falla en este sistema en el que en casos de supuesto delito económico como el de la Pantoja, Urdangarín o el Bárcenas este que al parecer nos han robado millones, se usa a la policía para hacer un cordón de seguridad y que la gente no se les acerque, y en el caso de esta pobre gente sea para dar palos y arrastrar calle abajo.
Sé que con este comentario estoy contrariando el espíritu democrático, pero es que después de lo que estamos viendo, hasta yo que era una demócrata convencida estoy dejando de creer. Y como digo en el post, lo peor es que es por su culpa, por culpa de los que deberían de habernos hecho afianzarnos en la creencia de que la democracia es el mejor sistema político del mundo.
En cuanto al mandato judicial, es verdad lo que dices, es el juez el que lo manda, pero fíjate que en un embargo el juez sólo se utiliza para mandar a la policía y para hacer cumplir la pena, pero creo que ese juez no valora si era justo el precio que el banco puso a la casa, ni si los intereses eran excesivamente abusivos, simplemente "acompaña" al banquero. Todo, por supuesto, está dentro de la ley, pero es demencial.
Quizás estoy siendo muy parcial y me dejo llevar por el terror que las imágenes me producen, pero es que esto se está saliendo de madre.

Marcos dijo...

Mamen, quiero decir que los actos pueden ser legales, como nos dicen, pero distan mucho de ser justos. El que no creamos en la justicia se lo han ganado a pulso.

Mamen dijo...

Sí, Marcos, lo que he querido con el comentario (a lo mejor no se nota en el tono) es decir lo mismo que tú, que los actos pueden ser legales pero no justos. Perdona si ha parecido que te contradecía o te apostillaba.

geli dijo...

Tremendo, un verdadero drama. Estoy viendo ahora mismo las imágenes. Hoy se han suicidado 3 personas. ¡No se le mueven las tripas a todos los dueños de los bancos que están llevando a cabo todos estos deshaucios. No van a tocar la ley hipotecaria nunca.., para cuando la dación de pago. ¿No sería más justo que les ofrecieran una carencia de dos años para buscar un empleo?. Antes te ofrecían una rehipoteca o una carencia para que te compraras un coche y te fueras a Disney, y ahora cuando tienen la vida de estas personas en sus manos son incapaces de negociar, de tener la voluntad de intentar acercarse aunque sea un poco al otro lado, el que hasta ahora les ha hecho enriquecerse a base de cobrar comisiones abusivas, seguros de vida,mibor, euribor, y etc etc.
Estoy totalmente indignada ante la impunidad de los empresarios y banqueros. HAY QUE HACER ALGO.

JUAN dijo...

Es cierto todo lo que dices, Mamen,es un escándalo.Yo hace tiempo me bajé del barco de la fe en esta gentuza. Si tuviera edad de trabajar abandonaría España, esta vez para siempre.Siento vergüenza de ser español. Lo escribí en algunas entradas del blog y cada día me reafirmo más en ello.
El Papa quiere agradecer los servicios prestados al PP y dimitiendo justamente ahora ha desviado la atención de los casos de corrupción.Es sobre eso que hablo en mi última entrada en mi blog. Un beso

PEPE CAHIERS dijo...

La maldita burbuja fue la que permitió a algún que otro mandatario ponerse la medalla de que España iba bien o que eramos de la champions ligue. En esas circunstancias ninguno tuvo la valentía de ponerle el cascabel al gato, en este caso de pinchar esa burbuja de pan para hoy y hambre para mañana.

Mamen dijo...

Llevas razón Pepe Cahiers, porque en época de bonanza la gente traga con lo que le echan. "Este se está quedando conmigo, pero hace cosas buenas", se dice uno para sí mientras echa el voto en la urna. Pero cuando las cosas van mal...ahí la gente se rebela y sale lo feo a relucir.

ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana dijo...

Bueno, no pasa nada, a lo mejor con un poco de suerte el nuevo papa se muere pronto, jajajaja.

Besicos desde Jaén.

Mamen dijo...

Hola ana. Muchas gracias por pasarte por esta tertulia. Me da a mí que estos cargos tienen que ser de confianza y seguro que el que venga trae con él a su propia gente, así que...no sé yo si terminará éste diciendo los nombres de pila o no...je,je

Mamen dijo...

Hola ana. Muchas gracias por pasarte por esta tertulia. Me da a mí que estos cargos tienen que ser de confianza y seguro que el que venga trae con él a su propia gente, así que...no sé yo si terminará éste diciendo los nombres de pila o no...je,je

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1