miércoles, 28 de marzo de 2012

Y MAÑANA...


Y mañana, huelga general.
Sé que lo correcto para tener un blog sería no hablar de política ni de ningún tema escabroso que pudiera incomodar a la gente (de distinto signo y credo) que viene a menudo hasta aquí. Pero creo que no sería yo si no os dejara mi impresión de todo lo que está pasando. Pienso que España se está enfrentando en estos momentos a una situación tan grave, que no me siento capaz de sentarme delante del teclado para hacer poesía de  la primavera que llega, teniendo encima semejante nublado.
A mí este tipo de huelga nunca me han gustado. No soy partidaria de ellas, en primer lugar porque el ambiente de ese día me pone el miedo en el cuerpo. Esas calles vacías, esa seriedad en las caras de la gente, esa sensación de tensión...son como fogonazos de una luz gris que pone la piel de gallina.
Además hay un componente en las huelgas que odio profundamente y es la coacción. El pobre ciudadano que quiere ejercer su derecho a expresarse en libertad es incapaz de hacerlo, ya sea porque sabe que el empresario le pondrá la crucecita que dice “estarás en la próxima lista”, o porque vendrán los dichosos piquetes a increparlo o golpearle el coche, como si fuera culpable de evadir el capital que al país le hace falta para salir de la crisis y no una víctima más del miedo. Y todo para que después unos y otros presenten dos realidades diferentes del resultado de la contienda, dos resultados tan absurdamente distintos que uno nunca acaba enterándose de si ganaron los suyos o los otros, y si verdaderamente sirvió para algo los euros que perdió de la nómina sin los que este mes será más difícil todavía pagar las clases de matemáticas de uno o las zapatillas de deporte del otro.
Pero, fíjate que esta vez, si la crisis me permitiera seguir teniendo mi trabajo, yo sí iría a la huelga. ¿Queríais que me mojara no? Pues esa es mi opción. Y lo haría porque tengo la impresión, reflexionada y sincera, de que me están tomando el pelo.
Yo sé, lo he dicho muchas veces, que los recortes son indispensables, eso está claro. No lo dice Rajoy ni lo decía Zapatero, no depende del color político del “gobierno que nos gobierne”. Es algo impuesto, vigilado y orquestado por los que tienen en sus manos las riendas de Europa. Y, amigo, ahí no hay más que hablar a pesar de que todo tiene matices y de que sea indignante que los mismos diputados que a mí me han dejado sin trabajo, votan “no” o se abstienen a medidas que arañan con uñas de goma la más liviana de sus prebendas. Ciento siete mil y pico de euros nos va a costar colgar en el Congreso un cuadrito de Bono y de Marín por haber sido presidentes de la Cámara. Ganas me da de llamar por teléfono. A lo mejor a las casas de sus señorías no llega la propaganda del Mediamarkt, donde te imprimen una foto por 9 céntimos.
Pero lo que sí me hierve con la sangre que me circula, es que se utilice la coyuntura para dar una vuelta a la soga que tiene ahogada a la gente. Plantear una reforma laboral donde se puede echar a una persona de una Empresa porque ha estado enfermo nueve días del mes es una vuelta atrás en los derechos laborales de tal calibre, que sólo ese punto ya merece la protesta. No se puede permitir que este río revuelto en el que muchos nos ahogamos, sea la ganancia de unos pescadores a los que nunca les falta ni un detalle en el equipo de pesca.
Así que yo voy a hacer huelga. La mía no tendrá incidencia en ninguna lista porque la situación me ha dejado fuera del conteo. Pero yo sabré que la hice. Mi familia notará que mañana la casa no va a estar limpia ni las camas hechas. Será una idiotez o tal vez una pataleta, pero quiero al menos que ellos sepan que aunque no soy población activa sigo de pie, indignada, comprometida y sobre todo triste.

21 comentarios:

Poma dijo...

Pues me parece , muy correcta tu postura y nada polemica. Y de serlo, la tolerancia es mi primer mandamiento .
Enhorabuena por tu blog.

MIMIL dijo...

Bonita reflexión, como mañana es mi día libre pues no me mojo, en mi super no hacen huelga, y no se si tuviera que hacerla creo que ña la haría pero porque no voy a dejar de cobrar un día del dinero de mis hijos, casi no llego a fin de mes como para ganar menos, y total harán lo que les de la gana... En fin a mi parecer mas trabajar y menos huelgas, he oído que uffff no se si los japoneses, porque siempre me lío, en lugar de hacer huelga trabajan el doble... Ainsssss crisis crisis muackkkkk

kitpu dijo...

Yo siempre he sido radical y muy apasionada con este tema, hasta ahora. Es decir, antes si haría huelga, ahora, estoy cómo tu, cierto es que estoy en paro, pero si trabajara iria a mi puesto, en un estado en el que si falto por enfermedad me echan, ¿cómo pretenden que falte por una huelga? ¿cómo pretenden que con la que está cayendo yo pierda 100 euros cómo los perdía en mi anterior trabajo por faltar 1 dia?. Ahora no y de eso se valen para nuestra desgracia.

Mamen O. dijo...

Gracias a las tres por vuestros comentarios tolerantes y por expresar vuestra opinión. A mi marido, Marta, le pasa como a ti, que mañana está de descanso y lo agradece porque estando las cosas como están ni se atreve a hacer huelga (como dice kitpu) ni tampoco se siente en situación de no apoyar a quien la hace ya que son también sus derechos los que se vulneran en esta reforma que incluso parece ser que es incostitucional.
Yo lo que digo es: ¿la crisis lo justifica todo? Porque si es así hay mucho que decir y a mucha gente a quien controlar.

JUAN dijo...

Yo estoy como tú, Mamen, y pienso como tú.
No trabajo, pero si tuviese que trabajar haría huelga. No me impoortaría perder los 100 euros por luchar para evitar perder muchos más impunemente:la mitad de los días de idemnización en caso de despido, que éste no tenga que ser autorizado por la autoridad competente y que sea suficiente el no ganar demasia para poder realizarlos. Prohibidas las bajas por enfermedad, por maternidad o por otras cosas; poder contratar y reducir a voluntad los salarios ignorando el convenio, tener que realizar un trabajo social mientras esté cobrando el desempleo (y luego, cuando se acabe sin encontrar nada porque no has tenido tiempo de buscarlo, a la puta calle sin subsidio). Yo sé bien que los sindicatos son parte interesada: peligran sus subvenciones y sus liberados. Yo sé que la mayoría no secundará la huelga y criticará a los que sí la hacen. Pero entiendo que un trabajador no puede permanecer pasivo y conforme con la situación;no debe pensar egoístamente en él sino en sus hijos y el futuro que les deja.Estoy en contra de los chantajes de los empresarios tipo."El que no venga a trabajar, va a la calle"; tampoco acepto que introduzcan alfileres o silicona en las cerraduras de los comercios y bancos para impedir que abran, ni que amenazen con piquetes la integridad física de las personas: el hacer huelga debe salir de dentro, no por coacción.
El Gobierno tiene la mayoría y seguramente la huelga no servirá de nada. Mucho menos si en vez de dos millones de personas paran sólo cien mil; pero cuando nos pidan explicaciones nuestros hijos y nietos de cómo dejamos perder el estado de bienestar y el porqué ellos heredaron una condiciones tan lamentables de vida, les miraremos con la cabeza alta, sin vergüenza, y le diremos: Lo intentamos, hijos,lo intentamos con toda nuestra fuerza, pero no pudo ser: no dependía sólo de nosotros.

Un placer leerte, amiga Mamen,y un honor conocerte a través de tus palabras. Un abrazo

Pedro HM dijo...

Visto en Twitter: Tú no haces huelga y defiendes tu derecho. Bien #Yohagohuelga para defender mis derechos y también los tuyos... ;)

primu dijo...

¿De verdad se conseguirá algo haciendo una huelga? Me extraña que un gobierno de marcha atrás a una ley por que se haga una huelga. Quizás me equivoque. ¿Alguien recuerda que alguna vez haya ocurrido?

Manolo dijo...

Por supuesto Primu que ha ocurrido. mira aquí para verlo. Creo que hay más casos, sólo es cuestión de buscarlos en "San Google".
POr otro lado, hoy ha salido ésta noticia . ¿Todavía creen los políticos que hay que seguir bajando sueldos y subiendo impuestos cómo única medida?. Cualquier persona medianamente inteligente (por lo tanto descartemos a los políticos) sabe que si no hay poder adquisitivo no se puede recaudar. Con lo que, si nos ponemos a destruir empleo y a bajar sueldos, la recaudación del estado seguirá bajando. Cualquier persona con dos dedos de frente (descartemos de nuevo a los políticos) saben que sería mejor crear trabajo estable, duradero y bien remunerado para poder levantar el país por lo que lo más lógico sería que el dinero que han gastado, y gastarán, en rescatar bancos lo empleen en crear empleo, mejor público para evitar los nuevos abusos de los empresarios que se producirían. Pero claro, si hicieran ésto no serían políticos sino personas.

Ronald Saravia dijo...

No sólo se aplica a españa sino también a países como el mió, abeces hay que expresarse para ser escuchados de algún modo.

geli dijo...

Mi opinión es que ésta vez tenemos la mayor justificación para ir a la huelga. Es la vez donde más tenemos que perder.
Todo lo que vamos a perder se ha conseguido a base de muchas movilizaciones, muchas negociaciones y muchas huelgas anteriores y de un plumazo lo vamos a perder todo.
Es normal que no te guste la huelga, representa "quedar mal" con tu jefe y perder un día de sueldo, (eso como mínimo), pero cuando te atacan de esta manera hay que reaccionar, es la única esperanza que le queda a la clase trabajadora.
Como dice Pedro, iré a la huelga para defender mis derechos y los de aquellos que decidan no ir. Algunos de ellos tienen un sueldo suficiente, para poder soportar la pérdida de un día y no tienen coacción alguna para faltar mañana, pero prefieren dejarlo pasar y cruzar los dedos para no ser ellos quienes vayan a la calle por esos famosos 9 días de absentismo por dos bajas consecutivas en 2 meses, o los muchos otros puntos de esta reforma.

Creo además que si ninguno vamos a tener seguridad de nuestra continuidad en nuestros puestos de trabajo, nadie se atreverá a consumir ni un lápiz más de la cuenta, para qué contar un coche, una casa, un viaje,,, así que con esta "bienpensada" reforma se va a dar un parón al consumo tremendo que llevará a las empresas de servicio y los pequeños negocio a la ruina y así seguiremos dando paso atrás,,, si no al tiempo.

Lola velasco dijo...

Soy de la época en que la gente se movilizaba para ejercer fuerza contra el Gobierno cuando nos tratan de quitar lo nuestro.
Pero entiendo distintas posturas y cada uno se quita la soga que le ahoga con más fuerza.Eso es así. La realidad es que todos tenemos la soga al cuello, unos más apretada que otros y somos nosotros los que tenemos que saber defendernos y los que tenemos que apoyarnos porque los que están arriba, sólo juegan con nosotros.

Mamen O. dijo...

Vaya...me voy un rato y me encuentro toda esta afluencia masiva.
En primer lugar gracias a todos por dejarme su opinión.
Comparto vuestras opiniones. Creo, sinceramente, que esta huelga es diferente a otras que hemos vivido porque hay mucho en juego. Entiendo perfectamente que los empresarios tienen que ganar dinero, es evidente porque para eso arriesgan su dinero, pero no nos engañemos, ésto no va dirigido al pequeño empresario que tiene un comercio al que puede salvarle el negocio despedir de forma barata, no, todo esto me huele a una especie de acuerdo tácito de más alto vuelo: apóyame que cuando salgamos te arreglo lo tuyo.
Quizás sea una mal pensada.
Ah, seguramente primu la huelga no sirva, de hecho el gobierno ya ha dicho que no va a servir para nada pero me quedo con lo que dice Juan, con la sensación de poder decir a mis hijos que yo no estaba de acuerdo con lo que forjaron para ellos.

geli dijo...

Frases del día: "Rajoy cabr.. trabaja de peón", o "el viento de levante que se lleve a los mangantes"

Mamen O. dijo...

Bueno pues yo he cumplido con la jornada de huelga que me propuse. Además he estado en la manifestación de Cádiz. Por lo menos durante el tiempo que transcurrió, los locales han estado cerrados (curioso pero incluso los Bancos)y nada más que reseñar. Lo máximo a lo que se ha llegado ha sido a pitar en la puerta de un supermercado y llegar hasta el Corte Inglés donde ya se deshizo. Más o menos dos horas y media andando. Os dejo una consigna que me ha gustado: viento de levante, llévate a los mangantes...je,je

Trece dijo...

Estoy completamente de acuerdo con tu postura y la manera que la expresas. Un saludo solidario a todos los que estamos igual.

Mamen O. dijo...

Gracias Trece y bienvenida al saloncito.

Encarni dijo...

Hola Mamen, estoy contigo en todo lo que dices. Mi sentimientos sobre este problema se resumen en impotencia, rabia y tristeza. Gracias por haber ido a la manifestación, has dado un ejemplo a seguir. Creo que desde que empezó esta crisis, "todo vale", todo está justificado. Ahora, con esta pérdida de derechos de los trabajadores estoy asustada. Ya me he hecho a la idea de que tengo tremendamente difícil volver a trabajar, mi situación personal ha cambiado mucho afortunadamente para mí, y esta situación ya no es "favorable" para que me contraten, eso de conciliar la vida laboral con la maternidad... Uf me resulta una utopía. En fin, confío en que a nuestros hijos tengan un panorama más optimista dónde se contemplen todos los derechos que ahora perdemos junto con otros que se consigan. Gracias a todos los que pusieron ayer su granito de arena.
Un beso.

Macarronazo dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices. A veces basta un poco de sentido común para ver la realidad de las cosas. Un abrazo.

Mamen O. dijo...

Me alegro de que penséis como yo. Es verdad que muchas veces sólo hace falta ver las cosas aplicando un poquito de sentido común o de distancia para ver mejor de lejos la realidad.

Silvia-Vengatriz dijo...

Vayamos por partes:

1. Estoy a favor de la huelga.
2. No podía permitirme secundarla.
3. Es verdad que esto beneficia al pequeño empresario, sobre todo anima a aquellos que temen arrancar una empresa por si esta se arruina y luego les toca pagar indemnizaciones. Si uno de cada tres parados montara una empresa y contratara a otros dos, el paro acabaría.
4- Pero pasa que antes de recortar estos derechos, podrían recortar de otras cosas y los de siempre (todos sabemos quiénes) al final nunca pierden. Por eso, incluso durante las desgracias, los ricos son cada vez más ricos.

¡Gracias por sacar el tema!

Mamen O. dijo...

Ese es el quid de la cuestión Silvia, totalmente de acuerdo: siempre perdemos los mismos.
Un besote

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1