domingo, 4 de marzo de 2012

ENTRETENIMIENTO

He estado leyendo un libro para mi club de lectura y se me ha quedado un poco pegado al paladar el sabor de la magia y los cuentos de hadas. Os dejo un microrrelato como entretenimiento de este domingo soleado.



El pequeño Valentín nos observa. Como aprendió de su abuelo y de su padre, de generaciones y generaciones de Valentines a los que debe el color de la piel y el tono oscuro de los ojos, sabe que es mejor atesorar el mundo sin decir palabras, mirar y guardar, en el fondo del corazón pequeñito del que están provistos los duendes, todas las sensaciones que El Jardín de los Secretos le ha dejado a lo largo de su vida.
Aquí ha aprendido a respirar el aire del que están henchidos los globos, aquí ha sabido que tiene colores la noche y que la sal saluda a las flores en ese tiempo en que el espacio es sólo suyo.
Y aunque no hay sorpresas en el mundo de las hadas, él nos sigue mirando extasiado desde detrás de las hojas de una rosa.



9 comentarios:

Lola velasco dijo...

Muy bonito en esta tarde preciosa de domingo
¡Un beso!

MIMIL dijo...

Soleado???? Jijiji aquí en Cabtabria llueve, hace frío y viento... Que envidia... Muackkk Pero el relato esta muy bien... Muackkkk a las dos

Mamen O. dijo...

Es verdad, Marta, algunas veces pensamos que todos vivimos puerta con puerta..je,je.
La verdad es que aquí en Cádiz ha hecho un día estupendo. Yo acabo de llegar de tomar un cafelito (de los que queman no virtual) en una terracita y hasta ahora mismo no ha empezado a hacer fresquito.
Besos a las dos.

NuriaLourdes dijo...

Holaaaaa... bello relato el de hoy.
Gracias por formar parte de mis seguidores, extrañé tu comentario.
Te de dejo un abrazote y saludos desde Perú!.
Bienvenidaaaa siempre!.

Mamen O. dijo...

Gracias Nuria por participar en el café. Besos

ENCARNI dijo...

Hola Mamen, seguimos disfrutando de días soleados y de lecturas tan entrañables como este ùltimo relato que nos regalas. Y fíjate que a pesar de la alegría de este sol, a mí tu duendecillo Valentín me ha dado lástima. Verás, la imagen infantil que he tenido hasta ahora de los duendes era la de pequeñitos seres de color verde que vivían felices por siempre jamás en frondosos bosques a pesar de que algún trol les diera un buen susto de vez en cuando. Pero tu pequeño Valentín vive en un mundo sin sorpresas, monótono, sin chispa, en un jardín muy bonito desde el que ve y "envidia" el otro mundo más allá de su jardín, nuestro mundo. Bueno, es mi modesta interpretación de tu relato, lo que me ha transmitido al leerlo. Un beso.

Mamen O. dijo...

Encarni qué alegría me has dado. Esto que me has hecho es una crítica literaria. ¡Qué ilusión!
Además llevas razón. Hay un punto de melancolía que has captado perfectamente. De alguna manera el texto (lo presenté a un concurso de microrrelatos en el que no gané nada evidentemente)pretende dar a entender algo así, que en todos los ámbitos, en todos los mundos por mucho que nos parezcan inalcanzables o maravillosos, hay alguien que sueña con ser otra cosa y no es tan feliz como creemos. Es una especie de manual contra esa envidia que sentimos por los ricos, los famosos...
Gracias por seguir por aquí.

Encarni dijo...

Ay Mamen, no tenía ni idea de que te había hecho una crítica literaria, ni mucho menos era mi intención, ni estoy en absoluto cualificada para ello, simplemente he comentado lo que me transmitía el relato, pero si te ha hecho ilusión, me alegro. Seguiré dejándote mis impresiones sobre tus relatos. Besos.

Mamen O. dijo...

Encarni,tú estás tan cualificada para hacer la crítica como yo para escribirlo..ja,ja, si todo queda en casa... Gracias por todo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-11714047-1